martes, 23 de abril de 2013

Declaran probada la demanda por expropiación de Fancesa

La Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) informó en Sucre que la pasada semana ha sido notificada con la sentencia del Juzgado Séptimo de Partido en lo Civil, del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, que declara probada su demanda en el proceso seguido en contra del Gobierno Autónomo de Chuquisaca por la falta de pago tras la expropiación del 33,34% de las acciones de Fancesa.

De acuerdo con dicha sentencia, la Gobernación debió pagar a Soboce a los 180 días de la expropiación, en consideración al Decreto Supremo 0616. Ahora, según el fallo judicial, tiene un plazo de tres días, desde el momento en que la notifiquen, para pagar la suma de $us 93,35 millones, al margen de un interés de 6% como daños y perjuicios a partir de haberse constituido en mora, según una nota de prensa de la empresa.

“Hoy martes 23 de abril de 2013, suman 966 los días que transcurrieron desde la arbitraria expropiación de las acciones de Soboce en Fancesa. La demora en el pago de una indemnización justa constituye una injusticia con una empresa boliviana”, señala la empresa.

La expropiación fue viabilizada por el D.S. 0616, que, al margen de ser inconstitucional, en su artículo 4to. otorgaba a la Gobernación un plazo de 180 días para valorar a Fancesa y pagar a Soboce una justa compensación.

Según Soboce, el 25 de febrero de 2011, la Gobernación ya contaba con la valoración. La empresa envió innumerables cartas solicitando conocer dicha valoración, al considerarlo su derecho, y en todas esas misivas hizo constar que no había ninguna razón legal que indique que tal información deba ser reservada.

Por esta razón se ha recurrido a la vía pacífica y legal instaurando un juicio civil a la Gobernación en fecha 6 de febrero de 2012. Concretamente, Soboce lo único que hizo es reclamar el cumplimiento del D.S. 0616, es decir, que se cumpla la Ley.

“La Sociedad Boliviana de Cemento considera que el fallo del Juzgado Séptimo de Partido en lo Civil es justo. Soboce sólo pedía el cumplimiento del mencionado decreto y, para ello, presentó todas las pruebas necesarias en el juicio, confiando en este proceso como único medio para que una empresa boliviana se defienda”, indica la nota.

Dicho valor fue determinado por una empresa independiente, como lo es Celfin, uno de los Bancos de Inversión más grandes de Latinoamérica, basándose en la información de Fancesa al 1 de septiembre de 2010, fecha de la expropiación de las acciones. La cifra que arroja la valoración, de $us 93,35 millones, es razonable si consideramos que el actual valor en libros de Fancesa es superior a los $us 170 millones y, por información de sus ejecutivos, las utilidades de 2012 fueron de $us 35 millones.

Han pasado casi 1.000 días desde aquella fecha y la fábrica chuquisaqueña continuó creciendo y generando importantes utilidades y valor para sus accionistas, según los datos que informaron sus propios ejecutivos.

“Soboce reitera su predisposición a conversar con la Gobernación de Chuquisaca y resolver este tema a la brevedad posible”, agrega la empresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario