martes, 3 de septiembre de 2013

CEMENTERAS Expertos bolivianos cuestionan que YPFB no pueda abastecer proyectos industriales de envergadura

Las empresas Itacamba y Kaa Iya S.A., de Santa Cruz, y Soboce, de La Paz, no tienen la seguridad de poner en marcha sus proyectos de ampliación para cubrir la demanda nacional de cemento debido a que la provisión de gas de parte de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (PFB) no está asegurada, según comentaron sus ejecutivos.

Las tres empresas, en conjunto, requieren 1,05 millones de metros cúbicos de gas día (MMmcd) para implementar sus proyectos; pero las cifras de YPFB señalan que se dispone de apenas 0,65 MMmcd del gasoducto de exportación al Brasil.

Si en los próximos dos años, YPFB no suministra los volúmenes de gas requeridos por las tres cementeras se pondría en riesgo una inversión de 490 millones de dólares, comenta el experto en hidrocarburos Álvaro Ríos.

“Parece inverosímil que el país que exporta más de 47 MMmcd de gas no tenga 1 MMmcd para mejorar la producción de cemento en el país”, añade.

En criterio del analista económico Pedro Vacaflor “no es que no exista disponibilidad de gas, lo que pasa es que el Gobierno incumple la Ley de Hidrocarburos que prioriza el abastecimiento del mercado interno y prefiere exportar al Brasil y Argentina”.

ITACAMBA

La cementera Itacamba, conformada por capitales brasileños y bolivianos, invirtió en los últimos dos años cerca 20 millones de dólares en adquisiciones y trámites para instalar una nueva fábrica de cemento en la zona de los Yacuses, en el municipio de Puerto Suárez, que tendrá un costo total de 180 millones de dólares.

Para producir 700 mil toneladas de cemento, Itacamba requiere que YPFB le suministre 0,25 MMmcd, explica el gerente general de la cementera cruceña, Alexander Capela Andras.

“Ya hemos contratado la provisión de los equipos, estamos listos; pero necesitamos el contrato de provisión de gas, que es una de las exigencias de los bancos que están estudiando el financiamiento del proyecto”, comentó. Aseguró que a la firma del contrato de provisión de gas la cementera tiene previsto invertir los 160 millones de dólares restantes en los 24 meses siguientes.

Soboce

La cementera Soboce prevé una inversión de 150 millones de dólares en la instalación de una nueva fábrica de cemento, también en la localidad de Yacuses, provincia Germán Busch, para la que precisa el suministro de 10 MMmcd de gas natural de YPFB.

La nueva fábrica tendría la capacidad de producir 600.000 toneladas métricas (TM) de clinker y 750.000 TM de cemento, lo que permitirá suministrar al mercado 1.250.000 bolsas de cemento al mes, afirma el gerente general Armando Gumucio.

Kaa Iya S.A.

La empresa Minera Comunitaria Kaa Iya S.A. , conformada por organizaciones indígenas y empresarios bolivianos, proyecta invertir 160 millones de dólares en la construcción de una planta de cemento en la localidad Ripio Blanco, provincia Cordillera, distante a cinco kilómetros del gasoducto al Brasil y 188 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz.

Para producir 700 mil toneladas el primer año, requiere de 0,31 MMmcd de YPFB, según el secretario del directorio de la empresa, Higinio Flores.

“Ya tenemos concluidas las negociaciones con los fabricantes de la planta y lo que necesitamos es una respuesta de YPFB para firmar contrato de construcción; porque si no tenemos gas, no tiene sentido construir la fábrica, porque son millones de dólares”, señala.

Destaca que los indígenas guaraníes, chiquitanos y ayoreos de Santa Cruz poseen el 49 por ciento de las acciones de la empresa comunitaria Kaa Iya.

Tanto Vacaflor como Ríos coinciden en señalar que varios proyectos industriales como el del Mutún, en el pasado, o las empresas asentadas en el Parque Industrial de Montero, esperan desde hace meses, e incluso años, que YPFB les provea combustible para echar a andar sus proyectos.

Déficit de gas

A partir de 2016, Bolivia entrará en un serio déficit de gas natural debido a una sobre explotación, al agotamiento progresivo de yacimientos y a la falta de tareas exploratorias, advierte el experto en hidrocarburos, Álvaro Ríos.

Refiere que, cuando llegue ese momento y debido a la falta de políticas de previsión técnica de YPFB, el Gobierno se verá obligado a reducir los cupos de exportación a Brasil y Argentina o simplemente rescindir los contratos, porque se habrán agotado los yacimientos.

“El país no está preparado para ese momento, porque como lo advertimos hace tiempo, el país no ha realizado trabajos de exploración y sísmica los pasados 10 años para descubrir nuevos yacimientos y reponer las moléculas que nos estamos gastando”, sostiene.

Afirma que el déficit de gas en Bolivia irá empeorando a medida que vayan agotándose los yacimientos descubiertos hace 12 y 15 años.



EN TANTO SE CUMPLA CON LA DISTRIBUCIÓN DE GAS

Garantizan la provisión de cemento durante la época de mayor demanda

La provisión de cemento en todo el país, incluido el departamento de Santa Cruz que el pasado año sufrió un severo desabastecimiento, está plenamente garantizada para este año con la puesta en operaciones de la planta de Irpa Irpa de la Cooperativa Boliviana de Cemento (Coboce) de Cochabamba, afirma el gerente general del Instituto Boliviano de Cemento y Hormigón (IBCH), Marcelo Alfaro.

Alfaro explica que, el año pasado, la producción de cemento bordeó los 2,7 millones de toneladas métricas (TM), mientras que la demanda alcanzó los 2,9 millones de TM. Con un incremento en la producción estimado para este año en 10 por ciento, se prevé que las industrias cementeras del país producirán alrededor de 291 mil TM adicionales, para alcanzar un total disponible de 3,3 millones de toneladas métricas.

En criterio del gerente general del IBCH, es importante que las cementeras cuenten con la suficiente provisión de gas para las nuevas ampliaciones anunciadas y para que esté garantizado el abastecimiento de cemento.

Con la producción adicional de 45 mil bolsas de cemento a las 32 mil bolsas que diariamente producía hasta junio pasado, Coboce tiene garantizada la provisión de cemento para el departamento de Cochabamba, que no tendrá que recurrir al contrabando, la importación, ni a la elevación de precios del año pasado, para cubrir la demanda de industria de la construcción, afirma el ejecutivo.

El gerente general de Coboce, Fernando Quiroga, explica que con la ampliación de la planta en Irpa Irpa se producirán alrededor de 75 mil bolsas de cemento de las cuales 35 a 40 mil cubrirán la demanda local y el resto cubrirá los requerimientos del interior del país, entre ellos del mercado de la construcción de Santa Cruz, que está en constante expansión con una demanda que crece a un ritmo del 5 por ciento anual.

Santa Cruz presenta un mayor crecimiento en la construcción respecto a otras regiones ya que se convirtió en el motor de desarrollo del país. Según datos del IBCH, la región ocupa el primer lugar en ventas de cemento en los dos primeros meses de 2013, con 132.500 toneladas vendidas, es decir, 10 mil toneladas más que las 122 mil comercializadas el año pasado. Se estima que este año, a diferencia de los anteriores, no habrá necesidad de importar cemento. Según estadísticas del IBCH, con datos del INE, el 2010 se importó 14.757 toneladas de cemento; el 2011 la importación totalizó 50.775 toneladas y el año pasado sumó 187.561 toneladas.

Mercado interno

• En la estructura del mercado interno del gas, el año 2012, el sector eléctrico fue el mayor consumidor de gas natural, con un promedio de 4,18 MMmcd que representó el 47,98 por ciento del consumo total.

• Le siguieron los sectores residencial, comercial, industrial y de transporte vehicular, que en conjunto consumieron un promedio 3,98 MMmcd, lo que representó el 45,59 por ciento del total.

• El sector consumidores directos y otros consumieron un promedio de 0,56 MMmcd.



OPINIÓN

Julio Alvarado, analista ecónomico y experto en comercio exterior

"Falta de gas, un problema constante"

La falta de gas en Bolivia es tan notoria que en todas las ciudades hay escasez y los reclamos con bloqueo de avenidas son constantes; por lo tanto, no es un problema accidental, sino un problema constante. Esta situación, que se refleja dramáticamente en las industrias que requieren mayores volúmenes, está afectando severamente los proyectos de expansión y crecimiento de varias industrias, particularmente de las cementeras, que no pueden levantar nuevas fábricas por falta de gas.

Ahí están, por ejemplo, los casos de las cementeras Soboce e Itacamba que no pueden expandir sus operaciones productivas por falta de gas.

Aquí, la empresa que está frenando en desarrollo de la industria en Bolivia es Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) que no es capaz de resolver todos sus problemas de ineficiencia y corrupción a través de un trabajo de reingeniería, no está respondiendo a la creciente demanda de gas en el país.

Para que las cementeras y otras industrias productivas tengan gas no se requieren días o semanas, se tiene que, primero, invertir en exploración y desarrollo de nuevos yacimientos y luego construir nuevos gasoductos, porque los construidos hace más de 10 años no son suficientes y todo eso lleva tiempo.

Nuevamente, el responsable es YPFB porque hay dinero, hay recursos, el Banco Central de Bolivia ha destinado mil millones de dólares de las reservas internacionales netas para que tengan recursos y puedan desarrollar prospección y exploración, trabajos fundamentales para incrementar las reservas de gas.

A este drama se suma la política neoliberal del Gobierno: primero tenemos que exportar y después, si hay remanentes, cubrir las necesidades del pueblo boliviano y sus empresas. Está muy lejos de cumplirse esa premisa de cosechar el gas para los bolivianos y sus empresas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario