jueves, 13 de febrero de 2014

Fancesa, entre los intereses del transporte y el escenario político

Intereses sectoriales y el escenario político han generado una cortina de humo que impide tomar la decisión técnica más oportuna para la expansión de FANCESA en su principal mercado, en un momento crucial de definiciones en la industria cementera.
Conocida la propuesta de implementación de una nueva línea de producción en la Fábrica Nacional de Cemento S. A. (FANCESA) en un 70% en Sucre y el restante 30% en Santa Cruz, surgieron voces como la del transporte pesado que rechazan rotundamente el montaje de las dos últimas etapas del proceso productivo de cemento en su principal mercado.
A este sector se ha sumado militantemente el Movimiento Al Socialismo (MAS), a través de todos sus portavoces, que ha supeditado la materialización del proyecto a un acuerdo político con el transporte pesado en un año electoral.
Sin una contrapropuesta técnica, se argumenta que se pone en riesgo la economía regional por la generación de empleos y el efecto dinamizador que significaría instalar en Sucre la totalidad de la nueva planta productiva. Este aspecto ha generado una confusión en varios sectores de la población que consideran que se está pretendiendo trasladar la fábrica a Santa Cruz en su integridad, cuando la propuesta elaborada por los técnicos de FANCESA se funda en las ventajas comparativas de trasladar sólo un 30% de la nueva planta industrial, bajo la concepción de una estrategia competitiva ante las inversiones que agiliza la competencia.
En un esfuerzo de aproximar una reflexión separada de matices políticos e intereses sectarios, CORREO DEL SUR recabó criterios de ciudadanos chuquisaqueños conocedores de la industria del cemento.
Entre los elementos más importantes, el gerente comercial de FANCESA, Franco Bohórquez, desnuda una realidad ligada a la logística del transporte. “Nosotros, lastimosamente, pese a los esfuerzos, no tenemos un control adecuado de las frecuencias de llegada de cemento a Santa Cruz. Los lunes, tenemos gran cantidad de camiones con cemento en Santa Cruz, no sabemos por qué; martes, miércoles, empieza a bajar, no hay camiones. Jueves y viernes otra vez llegan los camioneros con cemento a Santa Cruz”, explica.
El ejecutivo asegura que esos imponderables, a los que se suman bloqueos, paros y la época de lluvias, no permiten a la fábrica tomar decisiones de mercado, es decir, programar entregas, despachos o atender pedidos.
En tantos años de relación de servicio con el transporte, FANCESA no ha podido normar o penalizar la irregularidad del tiempo de traslado. “Hay una serie de inconvenientes, a veces se le arruinó a uno el camión y al otro se le pinchó la llanta, que el otro se enfermó, tuvo un problema mecánico, en fin, una serie de situaciones que se presentan”, se quejó.
El síndico jurídico de la Gobernación en FANCESA, Valerio Llanos, también admite que el tema legal con el transporte “no se pudo trabajar hasta la fecha”, pero también demanda una mejora en la vertebración caminera, aspectos, ambos, que a su juicio, “hacen que obviamente el transportista haga dibujo libre”.
Ante esta incertidumbre, el especialista en marketing y docente universitario, Saúl León, pregunta: “¿Se puede estocar indefinidamente cemento en Santa Cruz (como alternativa de solución)?
El ejecutivo de FANCESA asegura que se puede estocar cemento hasta un máximo de 48 horas. “Es un bien perecible. Podríamos almacenar cemento pero se necesitaría una gran inversión en silos grandes, enfriadores de bastante capacidad, con el costo que ello significa o ventiladores, es inviable. Lo que sí se puede almacenar hasta un año incluso, con una degradación mínima, es el clínker, incluso a cielo abierto”, responde.
Y en este punto explica uno de los principales sustentos estratégicos de la propuesta de la nueva línea de producción. “Podemos acumular clinker en las épocas que hay problema de transitabilidad de caminos, de manera que nosotros vayamos dosificando las entregas de producto conforme el requerimiento del mercado en Santa Cruz. Así no tendríamos problemas de desabastecimiento, podemos gestionar mejor las relaciones con nuestros clientes, controlar mejor nuestros canales de distribución, programar mejor los tiempos de despacho y entrega, y de esa manera satisfacer mejor al cliente”, detalla Bohórquez.
Recuerda que en época de lluvias hay fechas donde la logística del transporte genera mucha zozobra, como el pasado San Juan, cuando FANCESA llegó a tener 130 camiones con cemento parados en Santa Cruz. “La gente, claro, cuando hay lluvia no compra cemento. No sabemos qué hacer con esos camiones. Los transportistas a veces reclaman porque no hay qué llevar o a veces porque hay mucho que llevar. Nos ponen la pistola en la sien y nos dicen 'qué hacemos con el cemento'”.
El ejecutivo defiende la propuesta de contar con una molienda y una embolsadora de cemento en Santa Cruz, argumentando que si la fábrica tuviera clinker acumulado en esa región, podría dosificar la producción, es decir, embolsar menor o mayor cantidad y despachar según lo requerido.
¿El transporte teme por la pérdida de su carga, su principal fuente de sustento?, consultó este diario. “El sector del transporte se va a beneficiar con un 96% más de carga, por los volúmenes que se van a transportar, de cemento y clinker”, responde.
Llanos, susceptible por la explicación, pregunta: ¿Dónde se genera el margen de utilidad que supuestamente tendrá FANCESA si el costo del transporte se mantendrá?
Bohórquez explica que será en el “ahorro” generado a partir de que ya no se perderán ventas por bloqueos, por intransitabilidad de caminos, rechazo de carga, paro del transporte y otros factores. “Esos problemas, sin ir lejos, nos ocasionaron Bs 26 millones de pérdida por el paro del transporte, por la demanda de incremento de tarifas (durante el año anterior). O sea ese ingreso que no ha tenido la fábrica, se convierte ahora en un ahorro”, agrega y abunda también en mejorar un elemento que FANCESA no suele cuidar, la imagen en su principal mercado.


¿DECISIÓN POLÍTICA?
Para el ex cívico, Romero, la decisión del MAS es eminentemente política porque no se acompaña de una contrapropuesta técnica y recuerda que actores como el concejal Juan Villagomez (MAS) aseguran, en entrevistas, que se están llevando (toda) la fábrica de cemento de Sucre. Por ello pregunta a Llanos si no se está alentando un juego político en el que no importa la fábrica sino, más bien tumbar al otro.
“Sin suda, estos temas son complejos y delicados para el departamento. No vamos a negar que existan elementos de carácter político, yo quiero ser sincero, yo he sido designado por razones estrictamente políticas. Así como los representantes de la Alcaldía y, por supuesto, también de la Universidad. A estas alturas no me voy a dar el lujo de mentir. Lo técnico seguramente en su momento definirá la mejor decisión, pero al mismo tiempo los costos son los mismos y la única diferencia que se da es el tema de optimizar tiempos en el traslado de clinker y acumularlo en Santa Cruz”, responde Llanos y defiende la posición del costo social.
Según el síndico, si FANCESA quisiera manejarse en el ámbito estrictamente técnico tendría que instalar toda la línea de producción en Santa Cruz, pensando en la competitividad. Para el Gerente Comercial de FANCESA, esto “sería lo óptimo porque generaría mayores réditos”, y recuerda que dicha idea ya fue evaluada hace unos seis años en la fábrica.
Sin embargo, los panelistas coinciden en que el riesgo de dicho planteamiento generaría la protesta de los chuquisaqueños.
En una evaluación general, León resume que el principal beneficio de la propuesta es que FANCESA mejoraría en la entrega oportuna de su producto y se circunscribiría a su objetivo eminentemente empresarial: buscar mayor rentabilidad. Recuerda además que incrementadas las utilidades para las tres copropietarias públicas, éstas serían las generadoras de trabajo e inversión para la región.

La propuesta empresarial de expansión

FANCESA plantea instalar una nueva planta de producción (otra fábrica) con una inversión de $us 222 millones y quiere localizarla en un 70% en Sucre, en Sunchu Tambo, y en un 30% en Santa Cruz, a 18 kilómetros de esa ciudad. Apunta a una ventaja comparativa para tener mayor proximidad a su principal mercado y poder abastecerlo de forma constante, dejando de lado los imponderables que actualmente ocasiona la logística del transporte.
De acuerdo a la explicación de su gerente comercial, sólo se llevará a Santa Cruz, un 30% del proceso productivo. Es decir, todos los procesos hasta la producción del clinker se instalarán en Sucre y en Santa Cruz sólo estará la molienda de cemento y el embolsado.

¿Qué hace la competencia?

De acuerdo con el ex presidente cívico y constructor, Juan José Romero, es necesario analizar lo que está haciendo la competencia. Explica que Viacha (SOBOCE) duplicó su producción, aunque actualmente no está produciendo al total de su capacidad por desabastecimiento de gas. “SOBOCE tiene 2 millones de toneladas de producción año. COBOCE se está agrandando, son unos 50 socios, es una cooperativa, tendrá 1.3 millones (TM) año. FANCESA ya está en marcha, aunque un poco tambaleando con el Kawasaki. Itacamba, del grupo Votarantim, se nos vendrá con 1 millón de toneladas año y va a duplicar. Vamos a tener en oferta 5 millones de bolsas de cemento al año, actualmente se está consumiendo 2.7 millones, se espera que este año llegará a 3.5 millones”, detalla Romero al agregar que ante un mercado saturado de cemento, FANCESA tiene una ventaja competitiva por su calidad, reconocida por el rubro de la construcción.
Para el síndico Llanos, con una ley vigente, que regula el tonelaje (Ley de carga), llevar clínker o cemento tiene el mismo precio, por lo cual no advierte una diferencia de costos. “Simplemente vamos a evitar los conflictos por bloqueos, paros y un almacenamiento oportuno (de clinker)”, añade.
“No hacer la molienda en Santa Cruz es perder mercado, antes FANCESA tenía el 66%, ahora tiene el 54%. Mañana, sin esta decisión bajará al 40% y pasado tendrá que desaparecer. FANCESA no estará yendo al compás del desarrollo y el crecimiento. Si el crecimiento del cemento anual es entre el 10 y el 12%, ese es el nivel de crecimiento que tiene que tener FANCESA”, refuta Romero y recuerda que hace 15 años se intentó expandir la fábrica, pero “hubo movimientos de esta naturaleza y no se hizo. ¿Qué pasó? Wárnes, a través de SOBOCE, hizo su molienda y nos restó inmediatamente el aspecto de comercialización, o sea, bajó el porcentaje de venta de FANCESA”.
Romero recuerda también que la región frenó la compra de Warnes porque su precio era muy alto. “(Antes que comprar) era preferible hacer la molienda que ahora se quiere hacer”, rememora.
Como parte de una solución técnica, León asegura que FANCESA debe tener claras sus fortalezas y debilidades y en función de ello “es aconsejable tomar decisiones técnicas, no hay de otra”.
“Y para mí, FANCESA depende en un 100% del mercado de Santa Cruz. Si llegara a perder algo del 54% (de su actual cuota), iría en un retroceso irreversible. Vamos a suponer que pierde 4%, aparentemente es tangencial, pero es un montón de dinero; si FANCESA sólo quiere mantener el 54% de su participación del mercado de Santa Cruz, tiene que crecer en la forma en que lo está planteando porque el mercado del cemento no es un mercado estático”, dice León.
El académico agrega que “Chuquisaca, Potosí y Tarija son mercados pequeños. La Paz tiene dueño (Viacha); Cochabamba tiene dueño (Coboce), entonces, hay que competir fuerte para entrar a esos mercados grandes”.
El representante de la Gobernación, Valerio Llanos, pide no tener miedo a la competencia y sugiere mirar también otros mercados, a los que actualmente se envían pequeñas cantidades.
A su juicio, todos estos indicadores sobre la industria del cemento generan dudas y, por eso, insiste en la defensa de la propuesta que adoptó el MAS. “Planteamos que una parte de la tercera fase de la nueva línea sea microlocalizada en Chuquisaca. Consideramos que en el momento que se ponga un millón (de inversión) en Santa Cruz se va a generar un movimiento económico allá. En el directorio lo hemos planteado, respetamos esa decisión, pero sin embargo, quisiéramos que se escuche nuestra posición institucional tomando en cuenta que no sólo debe verse el tema de las fuentes de empleo. El tiempo nos va a dar la razón en el sentido de que nuestra inversión debe ser encarada en Chuquisaca de manera completa, obviamente sin descuidar el mercado de Santa Cruz porque los costos de producción obviamente no van a variar. El elemento que variaría sería acumular clinker en Santa Cruz y, obviamente, no estar tan dependiente del transporte. Ese es el elemento tan gravitante que hace que ahora nos encontremos un poco en discrepancia con la Alcaldía y la Universidad, aunque esta última no se manifestó todavía. Seguro la parte técnica definirá, de aquí adelante, qué es lo que se hace. Sin duda, hay varios actores que tienen su opinión y tomando en cuenta todas esas opiniones que hay en el Departamento se tomará la mejor decisión”, concluye.

¿Como encarar el asunto?

¿Cómo tomar decisiones sin intereses sectarios y pólíticos?, preguntó este diario.
El académico Saúl León sugiere a las copropietarias permitir que la explicación real sobre los alcances del proyecto sean socializados, sin "ruidos".
El ex cívico Juan José Romero considera que las decisiones técnicas debieran tomarse por parte de los entendidos y no llevarlas a la discusión popular.
El síndico Valerio Llanos se queja de que todas las decisiones que debieran tomar los técnicos de FANCESA, son derivadas al Directorio donde adquieren otro matiz, a lo cual se suma la situación "sui generis" del estatus de la fábrica, que es empresa privada pero con capitales públicos.
El representante de la Gobernación precisa que esta institución no se opone al crecimiento inmediato de la fábrica, incluso recuerda que aprobó la estructura de financiamiento del proyecto, sólo que no está de acuerdo con el emplazamiento de las dos últimas fases de producción en Santa Cruz.
Para los demás panelistas, tomar una decisión de expansión, en este momento, es crucial para precautelar la vida de la cementera.

Ahorro y no pérdida

"El ahorro surge a partir de no vender por los bloqueos, la intransitabilidad de caminos, el rechazo de carga, paro del transporte y otros. Esos problemas sin ir lejos nos ocasionaron Bs 26 millones de pérdida (2013). O sea ese no ingreso para la fábrica, se convierte en un ahorro"
Franco Bohórquez / Gte. Comercial Fancesa

Poder y no razón

"Hay dos posiciones sobre este tema: o el transporte sale con su gusto y demuestra que tiene poder y puede decidir así no tenga la razón, o.que existen malos chuquisaqueños que pueden estar comprados por la competencia. Hace pensar, negarse de forma tan cerrada".
J. José Romero / Ex dirigente cívico

Contaminativo

"Pasa por asumir responsabilidades. Lamentablemente, el Directorio toma las decisiones de todos porque nadie quiere quemarse las manos. Los técnicos cuando les está quemando las manos todo lo llevan al Directorio y ahí tienen elementos contaminativos. El Gerente parece un filtro"
Valerio Llanos / Síndico Jur. Fancesa

Desastre más grande

"Las copropietarias puede disminuir el ruido para que el mensaje llegue sin tergiversación, lo ideal sería que llegue en 100% y que realmente se explique el proyecto. Así podríamos evitar la frustración más grande a futuro. Puede ser el desastre más grande para la fábrica"
Saúl León / Docente Universitario

Los temores del transporte pesado


INFORME. El Presidente de FANCESA en la Asamblea Departamental.

El ex dirigente cívico Juan José Romero considera que los transportistas no tienen una razón válida para oponerse a la estrategia de localización de la nueva planta de producción; más bien deberían respaldarla, sostiene, porque con eso se incrementará casi el doble el despacho de carga.
“El transporte se ha sentido casi dueño de la fábrica. Por años ha mandado en el costo del transporte que ha decidido imponer y nadie les ha parado”, critica Romero.
Actualmente, los transportistas le cobran a FANCESA Bs 18.5 por bolsa que llevan de Sucre a Santa Cruz, que son casi 520 kilómetros. En cambio, de La Paz a Santa Cruz, que son 760 kilómetros, SOBOCE paga Bs 9.
Los datos son corroborados por el gerente comercial de FANCESA, Franco Bohórquez.
Romero cree que en este sector hay “malos chuquisaqueños que pueden estar comprados por la competencia (…)”. “Imagínense la cantidad de millones que se maneja, qué se puede pensar cuando hay una oposición cerrada que no demuestra por qué se están oponiendo”, sostuvo.
Por su parte, León afirmó que, con dichas cifras, resulta más rentable transportar cemento que producirlo. “De Bs 56 que vale la bolsa en Santa Cruz, Bs 18.5 va al transporte. El transporte debería ser el más interesado en cuidar la gallina de los huevos de oro”, reflexiona.
Finalmente, Bohórquez afirma que en términos de rentabilidad, FANCESA gana menos por bolsa de cemento en Santa Cruz que en Sucre, Potosí o Tarija, precisamente por el costo del flete. “Aunque obviamente se compensa por el volumen, en Santa Cruz se vende casi tres veces más que en Sucre”, compara.
Ante la consulta respecto a si la polémica de la localización de la molienda y embolsadora en Santa Cruz, no desvelan intereses de transfondo, el síndico de FANCESA, Valerio Llanos, admite que el transporte está poniendo en riesgo su "poder de presión".
FANCESA reconoce que no existe una capacidad de normar el servicio que prestan los transportistas en cuanto al recojo de carga, tiempo de traslado y entrega oportuna, porque sus unidades pretextan todo tipo de imponderables y, al final, las penalidades establecidas, no se cumplen.

En la Asamblea, no cuenta lo técnico, sino lo social

El pleno de la Asamblea Legislativa de Chuquisaca no fijó posición ayer sobre la nueva línea de producción de FANCESA, pero una buena parte de los asambleístas oficialistas adelantó su rechazo a la propuesta de construir parte del nuevo proyecto en Santa Cruz. No sirvió de mucho que el presidente del Directorio de FANCESA, Eduardo Rivero, y otros ejecutivos, acudieran a explicar el proyecto de expansión.De hecho, las intervenciones de los oficialistas no se centraron en la conveniencia del proyecto, sino en el impacto social en Chuquisaca, según sus palabras.
Uno de los ingenieros de FANCESA recordó que es la cuarta vez en la historia de la empresa que se quiere instalar una molienda en Santa Cruz. Lo quisieron hacer en 1980, cuando tenía casi el 100% del mercado cruceño. “En ese entonces, también se opusieron”, recordó. En 1990, la participación bajó a 90%. La empresa debió “posicionarse”, pero no lo hizo. SOBOCE aprovechó la oportunidad, instaló la planta de Warnes, y, desde entonces, FANCESA comenzó a bajar, hasta llegar a un 57%.
“Es guerra de mercados. El propio transporte va a ir perdiendo, si es que FANCESA no es competitiva en Santa Cruz”, se señaló.
FANCESA considera que en 2020 tendrá un 43% de participación en el mercado cruceño –será menos sin la molienda en esa región–, y un 25% en 2030. “¿Ustedes creen que el transporte seguirá viviendo en Sucre para entonces? Se va a ir a donde haya carga”, señaló uno de los ingenieros.
Los asambleístas del MAS, en sus intervenciones, confesaron “desconocer” el asunto y pidieron el estudio para revisarlo y emitir criterio. Sin embargo, una buena parte de ellos adelantó su rechazo.
Gonzalo Pallares, de la oposición, lamentó que el Gobernador haya negociado el tema para lograr apoyo electoral de los transportistas, y recordó, mostrando documentos, que la Gobernación aprobó la estructura de financiamiento del proyecto.
Por su parte, el alcalde de Sucre, Moisés Torres, pidió un pronunciamiento del Concejo Municipal para lo cual les remitió el estudio técnico. “FANCESA no debiera ponerse en la discusión política. Nosotros vamos a enmarcarnos estrictamente en criterios técnicos”, señaló.
A su vez, la presidenta de la Brigada, Marianela Paco, dijo que convocará a debatir el asunto junto con la Agenda Departamental 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario