martes, 17 de junio de 2014

Ruedan ‘cabezas’ en Fancesa por presión de transportistas

Cesó la ‘ocupación’ en la ciudad capital de Bolivia, pero no ha sido gratis. Ayer, tras la intermediación de monseñor Jesús Juárez, los transportistas levantaron el paro indefinido y el bloqueo de calles con el que castigaron a Sucre cuatro días exigiendo la destitución del directivo de Fancesa delegado por la comuna, Luis Ayllón, también dirigente del Movimiento Demócrata Social y posible candidato en 2015.

Ayllón y Paulo Pérez, ejecutivo de la cementera por la Gobernación de Chuquisaca, presentaron su renuncia buscando aplacar la presión de los choferes que empezó a generar el desabastecimiento en los mercados capitalinos y pérdidas en Fancesa por cerca de Bs 30 millones.

“Paulo Pérez, director de la Gobernación, renunció”, oficializó el secretario de Comunicación de la Gobernación, Jairo Arancibia. “Ahora que me alejo de Fancesa analizaré una posible candidatura”, dijo Ayllón, que ve un complot del gobernador Esteban Urquizu y del MAS con los choferes para sacarlo de su cargo. “Por tanto, hemos definido levantar las medidas de presión”, concluyó Édgar Barrientos, dirigente del servicio de transporte pesado que orquestó la protesta.

Pero el ‘guillotinazo’ de los directivos de Fancesa no es el único costo de la movilización: en los cuatro días de protesta la cementera ha registrado alrededor de Bs 30 millones de pérdidas, según fuentes oficiales. Sucre sufrió la asfixia de falta de distribución de productos y el despacho del munícipe Moisés Torres –también militante de los demócratas– fue ocupado temporalmente por una masa de transportistas enardecidos, algo que hizo advertir a Torres una intentona de golpe municipal.

El trasfondo de 2015

Ayllón, que analiza ir por una candidatura a la Gobernación de Chuquisaca por los demócratas, asegura que la protesta fue una operación política contra él y contra el alcalde. Los transportistas llevaban semanas exigiendo su cabeza a Torres y para él esa posición fue coordinada por Urquizu y el MAS.

“El transporte fue el mecanismo de coacción, ellos tienen relación directa con Urquizu. No descartó la posibilidad de ser candidato a la Gobernación en 2015; tal vez por eso me quieren inhabilitar”, explicó Ayllón, luego de que su renuncia fue aceptada. El dirigente dijo que hay pruebas.

“La Gobernación jamás estuvo metida en el conflicto”, respondió Arancibia a nombre del gobernador masista, que atribuyó el conflicto a bravuconadas de Ayllón en contra de los transportistas y a la falta de autoridad del alcalde demócrata para destituir a su directivo antes de que el conflicto se desborde. Se levantó la protesta, pero en Sucre se reaviva el fantasma de la polarización

No hay comentarios:

Publicar un comentario