miércoles, 17 de diciembre de 2014

Soboce pasa a manos de multinacional peruana

El empresario y líder político de Unidad Demócrata, Samuel Doria Medina, realizó la venta del total de sus acciones en la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), considerada la más grande del país en su sector, a la multinacional Holding Cementero del Perú S.A. por la suma total de 300 millones de dólares.
“He vendido, junto a mi familia, tengo seis hermanas, todos hemos sido accionistas de Soboce, hemos vendido el 51 por ciento de la empresa, la empresa Holding Cementero tenía una participación minoritaria, ahora tiene la mayoría de las acciones, se ha realizado la transacción en la Bolsa Boliviana de Valores (BBV)”, sostuvo Doria Medina.
En 2011, el Consorcio Cementero del Sur S.A. (Perú) -del grupo empresarial Gloria-, del cual Holding Cementero S.A. es la accionista mayoritaria, adquirió el 47 por ciento de las acciones de Soboce que estaban en manos del Grupo Cementos Chihuahua (GCC Latinoamericano S.A.), pero la cementera boliviana, representada por el presidente, Horst Grebe (ex ministro de Desarrollo Económico el año 2004) y el gerente general, Armando Gumucio, le negó el reconocimiento de su calidad de accionista, según documentos que llegaron a la redacción de Cambio.
Un amparo constitucional interpuesto por el Consorcio Cementero del Sur ante la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia de La Paz, resolvió mediante Resolución Nº 137/2011 del 31 de diciembre del 2011 ordenar el registro de las acciones a nombre de los nuevos socios los primeros días de enero de 2013, así como la designación de directores y síndico por la minoría en una Junta General de Accionistas, derecho que fue vulnerado en la empresa hasta septiembre del 2012, más de un año después de la compra accionaria.
SITUACIÓN ACCIONARIA
Con la venta de las acciones de Doria Medina, la Compañía de Inversiones Mercantiles S.A. (Cimsa), en el cual el líder político de UD era accionista mayoritario, transfirió el 51,3 por ciento de sus acciones a Holding Cementero del Perú S.A. que ostentaba el 74 por ciento. Este último, ahora es dueña del 98,3 por ciento de Soboce y el restante 1,7 por ciento corresponde a otros accionistas minoritarios.
Doria Medina indicó que cuando se hizo cargo de la cementera más grande del país este apenas tenía un valor de alrededor de un millón de dólares y que ahora se valora en 600 millones de dólares, lo que atribuyó al trabajo de los profesionales bolivianos.
Remarcó que la transferencia de acciones a la firma peruana no implica que Soboce cambie las marcas de sus productos.
Agregó que en el contrato firmado con la nueva propietaria de Soboce se solicitó que no se proceda al cierre de ninguna planta, lo que garantiza la estabilidad de los cerca a 10 mil trabajadores.
Según Doria Medina, la multinacional Holding Cementera S.A. tiene proyectos de expansión, tomando en cuenta que cuentan con fábricas de cemento en el propio Perú y en Ecuador.
El empresario sostuvo que se retira de la cementera Soboce para de hoy en adelante a trabajar por la población boliviana y continuar impulsando los centros de innovación tecnológica.
CONFLICTOS INTERNOS
La transferencia de las acciones ocurre luego de que en los últimos años y meses se conoció de conflictos al interior del directorio de accionistas de Soboce.
El Consorcio Cementero del Sur, grupo del que forma parte Holding Cementero S.A., denunció a los accionistas mayoritarios de Soboce en varias oportunidades ante la justicia ordinaria y la Autoridad de fiscalización y Control Social de Empresas (AEMP) por la comisión de irregularidades y abusos que vulneran el Código de Comercio boliviano y sus propios estatutos.
Una demanda presentada en octubre de 2013 ante el Tribunal Departamental de Justicia de La Paz reveló que Soboce atravesaba por un conflicto interno entre accionistas por supuestas irregularidades en la administración de la empresa e incumplimiento de sus normas estatutarias.
La demanda, referida a una impugnación de nulidad, fue presentada, en aquel momento, ante el juez segundo de Partido en lo Civil y Comercial, Víctor Vásquez, por José Miguel Romero, en calidad de síndico (delegado) por la minoría accionaria de Soboce (Cementera del Sur) en contra del presidente del Directorio, Horst Hermann Edward Grebe López, y el gerente general de la firma, Armando Arturo Gumucio Karstulovic.
Este proceso judicial interpuesto por la representación de la minoría accionaria tuvo como finalidad dejar sin efecto legal una irregular convocatoria a la Junta General Ordinaria de Accionistas del 27 de agosto de 2013 y la Junta General Ordinaria de Accionistas del 11 de septiembre de ese año.
“Durante todos los meses posteriores a mi designación/ratificación hice notar al Directorio de la sociedad que se estaban incumpliendo los estatutos sociales en diversos temas. Uno de ellos referido a la aprobación del presupuesto de la sociedad, el cual durante toda la gestión 2012-2013 no ha sido aprobado, mostrando una grave irregularidad administrativa al interior de la administración de Soboce”, señala una parte de la demanda presentada por Romero.
De acuerdo con la demanda, los directores de la mayoría accionaria incurrieron en varias arbitrariedades, como la convocatoria a reuniones en cuyo orden figuraba la consideración de los Estados Financieros 2012-2013 sin tener aprobado el presupuesto de la empresa cementera o incorporar la aprobación del Balance General de la firma sin antes hacer conocer éste a todo el Directorio.



Doria Medina vendió sus acciones a Holding Cementero, parte del consorcio que denunció irregulariades
La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, en su cuenta de twitter, señaló que el empresario y político Samuel “Doria Medina vendió sus acciones a Holding Cementero, parte del Consorcio Cementero del Sur que acusó a Soboce, en 2014, de irregularidades”.
La autoridad del Gobierno agregó que la venta de acciones en la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) es una muestra que “mientras (el Presidente) Evo (Morales) lucha por la nacionalización, Doria Medina favorece la globalización”.
El Consorcio Cementero del Sur S.A. adquirió el 18 de agosto de 2011 el 47 por ciento de las acciones de Soboce de manos del Grupo Cementero Chihuahua (GCC), pero los ejecutivos de la cementera boliviana se negaron a reconocer a la firma peruana como socia accionista y desde ese momento hasta hace pocos meses de este año se sucitaron una serie de denuncias sobre irregularidades al interior de Soboce.
El ex senador del Movimiento al Socialismo (MAS), Adolfo Mendoza, que impulsó la investigación sobre el proceso de capitalización y privatización de las empresas estatales, Adolfo Mendoza, manifestó que el proceso investigativo continuará contra Samuel Doria Medina referido a sus acciones como ex Ministro de Planificación.
“(Doria Medina) tiene derecho de hacer lo que le plazca con su patrimonio, lo que no tuvo derecho es haber saqueado el país y generado una ola de privatización que le causó daño económico al Estado y que le afectó no solamente a los ingresos de nuestro país, sino a nuestras empresas públicas y, por tanto, a la propia población boliviana”, remarcó Mendoza.
Añadió que la reciente acción empresarial referida a la venta y transferencia de acciones de Soboce no tienen nada que ver con los procesos legales que se siguen contra Doria Medina respecto a la Fábrica de Cemento El Puente y Fancesa.
“Todo eso continúa en el informe de la Comisión, de Privatización y Capitalización, pero no nos olvidemos, solo para recordar, Doria Medina fue socio de Bektel y con ellos armaron Aguas del Tunari en el proceso de privatización del agua en Cochabamba”, señaló el ex-senador del MAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario