viernes, 29 de septiembre de 2017

Calculan en Bs 203 MM la deuda por evasión en venta de SOBOCE



La comisión que investiga el caso Papeles de Panamá calcula en Bs 203 millones la deuda impositiva actualizada de Samuel Doria Medina por la evasión en la venta, en 2005, del 46,5% de sus acciones en Soboce a la firma offshore Akapana, de propiedad de su familia.

La información corresponde al diputado de Unidad Demócrata (UD) Víctor Gutiérrez Flores, miembro de la Comisión Especial Mixta de Investigación de Empresas y Empresarios Bolivianos relacionados con los Papeles de Panamá.

“En 2005 evitan pagar Bs 55 millones más (por impuestos), pero como no pagaron y dijeron que lo vendieron en menor precio (las acciones de Soboce), esa deuda de Bs 55 millones a 2005, si la actualizamos y aplicamos intereses a 2017, esa deuda impositiva ascendería hoy a Bs 203 millones”, explicó el legislador a La Razón.


Este medio intentó comunicarse ayer con el empresario y político opositor Samuel Doria Medina, pero su responsable de comunicación pidió que se le envíe un cuestionario para que éste conteste al requerimiento periodístico. Hasta el cierre de la presente edición (23.00) no hubo respuesta.

El lunes, el director Jurídico del Grupo Cementos de Chihuahua (GCC), Sergio Sáenz, respondió a un cuestionario de la comisión investigadora, en la que confirmó que la venta del 46,5% de las acciones de Soboce fue por un monto mayor al declarado por Doria Medina.

El lunes, a través de su cuenta Twitter, el empresario dijo: “Mexicanos quieren generar líos para no pagar laudo arbitral. Mienten que transacción fue menor, si hubo dos transacciones diferentes”.



El vicepresidente Álvaro García, el 9 de noviembre de 2016, anunció ya que el empresario evadió al menos Bs 54 millones por la venta del 46,5% de las acciones de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) a la mexicana GCC. “Soboce vendió el 46,5% de las acciones a Akapana a un precio bajo y Akapana vendió a Cementos de Chihuahua a un precio caro”.

Cementera Fancesa anunció inversiones por $us 200 MM

El gerente general de la fábrica de cemento Fancesa, Carlos Marcelo Díaz, anunció ayer, en Santa Cruz, que esa empresa invertirá más de 200 millones de dólares en la construcción de una nueva planta, con el fin de aumentar su oferta y ampliar la venta a otros mercados de la región.

“Pensando en satisfacer nuestro mercado con potencial, se ha decidido la inversión de más de 200 millones de dólares en una nueva línea de producción, que es el montaje de una nueva planta y esto implica un 70 por ciento del aumento de nuestra capacidad productiva”, informó a los periodistas.

PRODUCCIÓN

Anunció que prevén que esa nueva planta esté en funcionamiento a partir del segundo semestre de 2019 e implica que duplicará su producción, a más de un millón de bolsas de cemento.

Díaz dijo que el principal objetivo de esa ampliación de su capacidad productiva es ofrecer una bolsa de cemento a menor costo y con altos estándares de calidad.

Adelantó que ese nuevo emprendimiento estará destinado a atender principalmente el mercado de Santa Cruz y el resto del oriente boliviano.

CLINKER

La producción de la planta actual es de 2.760 toneladas de clínker por día, que cubre la demanda de Chuquisaca y el occidente del país.

La cementera adoptó hace varios meses una agresiva política de precios en la capital oriental a objeto de competir con la empresa Itacamba.

Piden a Canelas confirmar versión de representante de Chihuahua

Cinco diputados de oposición lamentaron que el presidente de la comisión mixta de la Asamblea Legislativa que investiga Papeles de Panamá, Manuel Canelas, haya dado fe a las declaraciones del funcionario de la empresa Chihuahua, Sergio Sainz, en contra del líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, conociendo que existe un conflicto de intereses entre ellos.

El funcionario de la cementera Chihuahua, exsocia de la familia Doria Medina, dijo en su declaración ante la comisión que el empresario nacional pidió la creación de una empresa off shore con el propósito de evadir impuestos en la venta de acciones de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), de propiedad del político boliviano, a la firma mexicana.

“Hasta en un proceso de mínima cuantía, cualquier persona que interroga a un testigo desea verificar la credibilidad de éste o sus motivaciones”, señala la carta enviada por los diputados a Canelas a la que accedió ANF.

El martes, el representante de la empresa mexicana apareció ante la comisión legislativa que investiga el caso Papeles de Panamá y respondió siete preguntas acerca de la compra de acciones de la empresa Soboce en 2005, que entonces era propiedad de Samuel Doria Medina.

Afirmó que pagó un monto mayor que el que había declarado Samuel Doria Medina cuando se hizo la transacción, en septiembre de 2005. También dijo que la creación de la empresa off shore Akapana fue solicitada por Doria Medina y no por los mexicanos compradores.

Los diputados firmantes citaron el Artículo 169, inciso II, numeral 5 del Código Procesal Civil, referida a la tacha relativa, y dice que un testigo puede ser descartado si “…tuviere litigio pendiente con la parte contraria a su presentante”.

“Aunque la Comisión que usted preside no conduce ninguna acción judicial como es evidente, extraña que no tuviera ninguna curiosidad de indagar por qué una empresa mexicana como Cementos Chihuahua, que no tiene ya intereses accionarios en Bolivia, se toma el trabajo y el costo de enviar a su representante desde México a Bolivia, para declarar contra sus exsocios”, se lee en la carta.

Los diputados Wilson Santamaría, Shirley Franco, Agustín Condori, María Eugenia Calcina y Miguel Ángel Feeney demandan a Canelas que tenga la misma atención con Chihuahua así como dedica tiempo a los políticos opositores.

martes, 26 de septiembre de 2017

Afirman que empresa 'offshore' medió en la venta de Soboce


Sergio Sainz, representante de la empresa mexicana Grupo de Cemento Chihuahua, exsocio de Samuel Doria Medina, dijo este lunes que fue el empresario boliviano quien el año 2005 pidió la intermediación de Akapana, empresa offshore en Panamá, para la venta de las acciones de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) y librarse del pago de impuestos.

"El procedimiento de negociación se realizó en la ciudad de La Paz, con funcionarios de Soboce, aproximadamente tres semanas, finalmente se firmó el contrato de compraventa con Akapana SA en el domicilio de Soboce (...) el día 22 de septiembre de 2005. El monto fue sustancialmente mayor al que se reportó a las autoridades bolivianas", sostuvo Sainz.

Este lunes el representante de la empresa Chihuahua asistió a una sesión de la Comisión de la Asamblea Legislativa que analiza el caso "Papeles de Panamá", en la que respondió a un cuestionario de seis preguntas, relacionadas a un proceso de compraventa de acciones de Soboce.

Insistió en que la transacción fue "sustancialmente mayor" a la declarada a autoridades bolivianas, pero no especificó el monto.

Respecto al motivo por el cual se había incluido a la empresa panameña Akapana SA en la acción de compraventa de transacciones de Soboce, Sainz manifestó que "fue a solicitud del señor Samuel Doria Mediana y los demás accionistas de la Compañía de Inversiones Mercantiles SA", el accionista mayoritario de Soboce, agregó.

El representante de la empresa mexicana remarcó que en ningún momento solicitó incluir en la firma a la empresa offshore.

"He escuchado en la prensa que el señor Doria Medida (dijo) que fue a solicitud de grupo Cemento de Chihuahua SA que se utilizó la empresa de Akapana en la transacción, y no, fue a solicitud de él que se utilizó la empresa Akapana", insistió.

Samuel desmiente

En horas de la tarde, Doria Medina, mediante su cuenta de Twitter, manifestó que la "Comisión congresal sigue el juego a una empresa extranjera que perdió el arbitraje, se niega a pagar y se alía con oficialistas para acusarnos".

Posteriormente publicó un comunicado en el que califica a la acusación como una "maniobra distractiva" del Gobierno:

"El gobierno ha acusado por enésima vez a Samuel Doria Medina de un hecho supuestamente irregular para distraer y salir de los apuros políticos y de imagen a los que lo ha llevado en los últimos días su desconocimiento de facto de los resultados del referendo del 21F.

No es la primera vez que el Gobierno recurre al expediente de hacer una denuncia contra Samuel Doria Medina para evitar responder a las acusaciones en su contra. En el pasado sacó de la galera la investigación de la Asamblea Legislativa sobre el “caso FOCAS” poco después de que Doria Medina hubiera presentado su investigación sobre el programa “Evo Cumple”.

Esta vez la acusación a Samuel se refiere a la venta realizada por él y su familia (CIMSA), en 2005, del 49% de las acciones de SOBOCE al grupo mexicano Chihuahua, a través de una empresa creada por los Doria Medina en Panamá, llamada Akapana, la cual compró inicialmente las acciones y poco después las vendió a Chihuahua. El Gobierno alega que esta operación se realizó a fin de evadir impuestos.

Esto es falso y Doria Medina lo rechaza completamente.

Lo que ocurrió en verdad fue siguiente:

-CIMSA sí pagó impuestos por la transacción, de acuerdo a la forma de calcularlos en en ese momento. Esto le significó una erogación 20 millones de bolivianos (casi tres millones de dólares) a favor del fisco.

-CIMSA no hizo la operación mencionada para no pagar impuestos. Si ese hubiera sido su criterio y su interés, habría podido vender las acciones a través de la Bolsa Boliviana, en cuyo caso el costo tributario habría sido de cero, ya que la compra-venta de acciones en la bolsa no genera ningún impuesto.

-Si CIMSA decidió usar la empresa Akapana fue porque el grupo Chihuahua exigió que la transacción de compra de las acciones se efectuara con una empresa que no fuera boliviana. Akapana, entonces, no se creó para eludir impuestos, sino solamente para cumplir con la exigencia de Chihuahua. Si el objetivo de la familia Doria Medina hubiera sido la “optimización tributaria”, entonces el camino lógico habría sido acudir a la bolsa.

-En 2005 las transacciones de este tipo no se hallaban reguladas por el Estado. Por tanto, CIMSA no cometió ningún delito al proceder así.

-El Gobierno y el oficialismo han transgredido el derecho a la “reserva impositiva” que las leyes conceden a todos los contribuyentes, al hacer pública la declaración de impuestos de CIMSA en una conferencia de prensa, por motivos políticos. La legislación establece que las cuentas impositivas solo pueden ser usadas por las autoridades para exigir el pago de las contribuciones y no para sancionar a los contribuyentes.

-Ninguna versión hecha por Chihuahua sobre esta transacción es confiable, pues el grupo mexicano se encuentra en un complejo arbitraje con Doria Medina en torno a la forma en que salió de Soboce en 2011 y por eso está usando acusaciones y recursos de todo tipo con la esperanza de no tener que pagar lo que los tribunales han señalado como el resarcimiento que le debe a la familia Doria Medina".

Monto de venta de Soboce fue mayor al reportado en el país



La venta de cerca del 50 por ciento de las acciones de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) a Chihuahua fue por un monto mayor al declarado en el país, reveló el representante de la empresa mexicana, Sergio Sainz Gutiérrez.

“El procedimiento de negociación se realizó en la ciudad de La Paz con funcionarios de Soboce, aproximadamente por tres semanas, y finalmente se firmó el contrato de compra venta con Akapana en el domicilio de Soboce, en calle Mercado 1075, el 22 de septiembre de 2005. El monto fue sustancialmente mayor al que se reportó a las autoridades bolivianas”, declaró Sainz a la comisión que investiga los ‘Papeles de Panamá’.

Además, reveló que el empresario Samuel Doria Medina fue quien solicitó que la venta de las acciones de Soboce se la realice por intermedio de la empresa offshore Akapana, creada en Panamá.

Culminada la declaración de Sainz, el presidente de la Comisión Mixta Especial de Investigación Papeles de Panamá, Manuel Canelas (MAS-IPSP), indicó que, de acuerdo con la información del Servicio de Impuestos Nacionales, la denuncia del Vicepresidente y el informe del representante de Chihuahua desmienten los argumentos del empresario y político Samuel Doria Medina.

“Si es así, los impuestos que pagó no son los que debería pagar”, señaló.

En respuesta, el empresario Doria Medina, a través de su cuenta de Twitter, replicó: “Comisión congresal sigue el juego a empresa extranjera que perdió arbitraje, se niega a pagar y se alía con oficialistas para acusarnos”.

MONTOS

De acuerdo con Canelas y la información obtenida por declaraciones de Samuel Doria Medina, efectuadas en diciembre (2016) y enero (2017), la venta de cerca del 50 por ciento de las acciones Soboce se hizo por alrededor de Bs 270 millones. En cambio, en los estados financieros de la empresa Chihuahua, en 2005, se habla de Bs 526 millones, lo que hace presumir que en esta transacción Soboce evadió el pago de impuestos por los restantes Bs 256 millones.

Finalmente será el contrato entre Chihuahua y Soboce, que se encuentra en manos de la Autoridad de Empresas, el que devele el monto original y certifique “quién dice la verdad”, sostuvo el diputado Manuel Canelas.

El diputado Víctor Gutiérrez indicó que en el informe final se incluirá a al menos tres empresas que evadieron impuestos a través de los paraísos fiscales.


APUNTES

De acuerdo con los cálculos que se efectuaron durante la investigación de la comisión, al menos unos $us 20.000 millones fueron a parar a los paraísos fiscales en los últimos 20 años.
Los legisladores presentarán su informe el 30 de septiembre.

viernes, 15 de septiembre de 2017

SIN detecta irregularidades en venta de Soboce



El presidente ejecutivo del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), Mario Cazón, señaló que se identificaron irregularidades en la venta de acciones de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce).

Durante su informe a la Comisión Especial Mixta de Investigación de los Papeles de Panamá, Cazón precisó que la venta de una parte de las acciones de Soboce a la empresa Chihuahua, de México, se habría producido en 2005.

Puntualizó los procesos que emergieron de esa venta con la intermediaciones de otra firma, denominada Cimsa, propiedad de la familia Doria Medina.

Afirmó que existe la presunción de que no hubo transparencia en la transacción de los activos de Cimsa a la mexicana Chihuahua, porque no se cuenta con los estados financieros y la lista societaria para establecer la cantidad de acciones vendidas.

El presidente de la Comisión que investiga los Papeles de Panamá, Manuel Canelas, sostuvo que toda la información proporcionada por las entidades estatales, incluidas del SIN y la empresa Soboce, será analizada por el equipo técnico de esta instancias del Legislativo.

Antes del informe del presidente del SIN, el representante de la empresa Akapana, de la familia Doria Medina, Alfonso Gumucio, leyó una carta en la que desconoce la tuición de dicha entidad para investigar el caso.

Canelas indicó: “El abogado no respondió ninguna de las preguntas que hicimos, sólo vino a objetar a la comisión y al Gobierno por investigarlos, y a decirnos que a raíz de la controversia existente en 2011 entre la empresa Chihuahua y Doria Medina la comisión estaría favoreciendo a la empresa mexicana”.

martes, 12 de septiembre de 2017

Fancesa logra titularizar altos cargos gerenciales


ELEGIDOS

Carlos Marcelo Díaz Quevedo

GERENCIA GENERAL

Patricia Crespo Vidaurre

GERENCIA ADMINISTRATIVA

Marcelo Marañón Meleán

GERENCIA COMERCIAL

Marcelo Carrasco Guerra

GERENCIA FINANCIERA

La Fábrica Nacional de Cemento Sociedad Anónima (FANCESA) logró en tiempo récord titularizar los altos cargos gerenciales, tras un proceso de evaluación que estuvo a cargo de la consultora cruceña Terciariza, especialista en recursos humanos.

En medio de críticas al desempeño del plantel ejecutivo y la crisis de ventas, el pasado 8 de agosto la factoría retiró la confianza al entonces Gerente general interino Edwin Orihuela y colocó en su lugar a Wilson Balanza, quien hasta ahora asumió paralelamente el rol de gerente de Operaciones, cargo del que es titular.

Anteriormente la cementera tomó una similar determinación con Franco Bohórquez y Víctor Cervantes, que fungían la titularidad en las gerencias Financiera y Comercial, respectivamente.

FANCESA ahora tiene Gerente General institucionalizado después de dos años. El último en ocupar este cargo fue Mirko Gardilcic, quien se acogió a la jubilación en 2015.

EL PROCESO

La factoría contrató a la consultora Terciariza para titularizar los cargos gerenciales y los primeros resultados llegaron en agosto, con la contratación de Carlos Marcelo Caballero Clavijo como nuevo jefe de la Oficina Regional del Oriente (ORO) con sede en Santa Cruz.

Casi de inmediato el Directorio de la cementera emitió una convocatoria nacional para institucionalizar cuatro cargos gerenciales, proceso que acabará hoy con la respectiva posesión.

El director por la Gobernación en FANCESA, Zacarías Herrera, informó que el proceso de selección concluyó satisfactoriamente porque ahora se tiene excelentes profesionales con una muy buena formación académica, profesional y vasta experiencia de trabajo.

“Nos place realmente que la convocatoria a concurso de méritos llevada a cabo por la empresa consultora Terciariza haya merecido la atención y el interés de profesionales de muy buen nivel”, destacó.

A la convocatoria se presentaron más de 150 profesionales, de los cuales salieron ternas con las mejores puntuaciones para cada una de las gerencias. Anunció que para evitar comentarios malintencionados se publicarán los currículos de los ganadores del proceso de evaluación.

“No hubo imposición ni recomendación de ninguna de las copropietarias y mucho menos manipulación política, nos basamos en el trabajo de la consultora y escogimos a los mejores profesionales”, aseguró.

Gonzalo Quiroga, quien postuló al cargo de Gerente General y obtuvo el primer lugar en la evaluación de la consultora, retiró públicamente su postulación, aduciendo que el Directorio no estaba considerando aspectos técnicos ni de capacidad profesional y de méritos, sino que obedecía a intereses más político-partidarios y personales, al permitir que se realice una segunda evaluación a otros candidatos terminada la fase inicial.

Se tiene previsto que los flamantes gerentes sean posesionados hoy, a las 11:00, en las oficinas de FANCESA.

Los nuevos gerentes

El nuevo gerente General es Carlos Marcelo Díaz Quevedo, de La Paz. Es licenciado en Economía, tiene maestría, posgrado y doctorado; realizó estudios en Harvard University (EEUU), además de un amplio conocimiento del rubro cementero.

La Gerencia Administrativa y Recursos Humanos recayó en Patricia Crespo Vidaurre, la Gerencia Comercial en Marcelo Marañón Meleán y la Financiera en Marcelo Carrasco Guerra.

AJUSTE DE SUELDOS

En el lanzamiento de la convocatoria a concurso de méritos, la empresa en el marco de su política de austeridad había anunciado que la remuneración a los nuevos gerentes se rebajaría a la mitad de la actual.

Sin embargo, la cementera sólo decidió reducir el sueldo del Gerente General de 48.590 a 44.000 bolivianos, de los gerentes de área de 39.960 a 35.000 bolivianos y mantener el salario del Jefe de Ventas de la ORO de Bs 25.430.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Legislativo convoca a Doria Medina y su familia para explicar venta de acciones de Soboce

La Comisión Especial Mixta sobre los Papeles de Panamá que instaló la Asamblea Legislativa citó para el jueves 14 de septiembre al empresario y líder opositor Samuel Doria Medina y algunos familiares para que informen sobre la venta de sus acciones de la cementera Soboce, cuya transacción se dio por medio de la creación de la firma “offshore” Akapana.

En 2005, el empresario y entonces mayor accionista de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) creó en Panamá la firma denominada Akapana, que luego utilizó para hacer la transferencia de sus acciones al mexicano Grupo de Cemento de Chihuahua.

Akapana compró en Bolivia las acciones de Soboce en un precio de Bs 270 millones y reportó una ganancia de Bs 80 millones, cuyos impuestos fueron honrados. Luego, la empresa de origen panameño revendió las acciones a la mexicana Chihuahua en Bs 524 millones. La transacción reportó una ganancia de Bs 297 millones.

Para el Gobierno, Doria Medina debía pagar impuestos por este último importe y considera que hay evasión.

“A partir de ahí, hay ciertas dudas que fueron de conocimiento público, versiones contrapuestas entre la Vicepresidencia y la familia denunciada sobre el monto que se pagó y el que se ganó”, señaló el presidente de la Comisión, el diputado oficialista Manuel Canelas, cita una nota de Diputados.

La repartición legislativa enviará al representante de la familia Doria Medina un cuestionario con cinco preguntas relacionadas con el asunto.


Además, convocará a la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas (AEMP), al Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), a la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), a los ejecutivos de Soboce y al consorcio mexicano Chihuahua.

En noviembre de 2016, el vicepresidente y presidente nato de la Asamblea Legislativa, Álvaro García, había anticipado sobre la intención de investigar esa transacción.

“Voy a pedir que investigue como un tema especial, como robo por no pagar impuestos. Es robarle al Estado boliviano, a los niños, a los enfermos”, señaló la autoridad en ese entonces.

Al cierre de esta edición, el opositor no se pronunció al respecto ni a través de su cuenta de Twitter, un medio habitual para ese cometido.