jueves, 13 de septiembre de 2018

FANCESA frente a la globalización



La Real Academia de la Lengua define globalización como: “la tendencia de los mercados y de las empresas a extenderse, alcanzando una dimensión mundial que sobrepasa las fronteras nacionales”.

La globalización ha alcanzado a la industria cementera mundial a través de la internalización de las empresas y fusiones de capitales. Antes del año 2015 las tres más grandes cementeras eran: HOLCIM (intereses suizos con participación en 80 países), Lafarge (intereses franceses con participación en 70 países) y CEMEX (inversiones mexicanas con participación en 50 países). El 15 de julio del 2015 se fusionan las dos empresas más grandes y nace Holcim-Lafarge, con participación en 90 países.

En el último lustro el sector del cemento en Bolivia ha cambiado. SOBOCE fue adquirida por la cementera Yura —con 50 años de vida y la tercera más grande de Perú—, que es parte del Grupo Gloria, diversificado en el sector de lácteos y alimentos, en cemento, papeles, agroindustria, transporte y servicios.

La empresa ITACAMBA —que está compitiendo aguerridamente con FANCESA en Santa Cruz (principal mercado nacional)— tiene intereses igualitarios de la Compañía de Cemento Camba S.A., dirigida por Fernando Tuma Gamez (próspero empresario importador de insumos para la construcción, producción de cemento, inversiones en hotelería, pecuaria e hidrocarburos) y su socio español, el Grupo Cementos Molins, que tiene presencia en ocho países de tres continentes, participa en todos los sectores derivados del cemento.

El grupo empresarial brasileño Votarantim, por último, tiene presencia en 24 países y en diferentes sectores: cemento, metales, energía eléctrica, siderurgia, celulosa, agronegocios y finanzas.

Estas empresas transnacionales llegaron a Bolivia con intenciones de quedarse con la mayor participación del mercado. Traen innovación logística (comercial, de transporte y operativa), además de personal competente e idóneo con amplísima experiencia en el sector cementero.

La competencia no está viniendo a aprender sobre el rubro empresarial, o sobre el rubro del cemento, como ocurre en FANCESA nombrando directores y síndicos aficionados. Siendo críticos, se designan personas allegadas a autoridades políticas o a políticos de carrera, que pueden ser eminencias en su área pero son inexpertos en el rubro empresarial y en el sector de la gestión de la producción y logística del cemento.

En el ámbito empresarial y del mercado no hay lealtades eternas: un consumidor cambia de proveedor si percibe que puede obtener beneficios mayores como un menor precio. Eso es lo que lamentablemente ha pasado en el mercado de Santa Cruz y también en el de Sucre con la adquisición del cemento El Puente, cuya bolsa vale 1 boliviano menos. Los criterios de que tiene mejor calidad o apelar a un civismo regional no sirven al momento de realizar inversiones, ya sea por una unidad familiar y peor aún por unidad empresarial.

Los avatares del libre mercado no son asimilados por los sindicatos de transporte, que quieren imponer su flete amenazando incluso con bloqueos, algo salido por supuesto de contexto. Acaso cada transportista no recurre a su libertad de decisión para elegir al proveedor para el mantenimiento de sus automotores. Es necesario, en tal sentido, tener la cordura y la madurez necesarias para afrontar estos cambios que afectan y afectarán a todos.

En el mundo empresarial y, específicamente, en el sector cementero existen empresas administradoras que no son socias capitalistas, sino socias de destrezas y conocimiento administrativo que asumen la gerencia de la empresa y cobran utilidades antes de impuesto. Esta forma de administración puede ser la más sensata para eliminar la improvisación que le está costando participación de mercado y ganancias a la principal factoría de Chuquisaca.



...en el sector cementero existen empresas administradoras que no son socias capitalistas, sino socias de destrezas y conocimiento administrativo que asumen la gerencia de la empresa y cobran utilidades antes de impuesto. Esta forma de administración puede ser la más sensata para eliminar la improvisación que le está costando participación de mercado y ganancias a la principal factoría de Chuquisaca.



Análisis

Miguel Angel Amonzabel Gonzales

DOCENTE FACULTAD CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES - USFX

No hay comentarios:

Publicar un comentario