domingo, 23 de junio de 2019

Cementeras registran caída de ventas por crisis sectorial y el Gobierno lo minimiza

Moisés Quispe se distrae con su teléfono. Hay poco que hacer en la distribuidora de cemento en la que trabaja, ubicada en la zona de Alto San Pedro. Deja de lado su dispositivo y cuenta que la venta del insumo bajó. “Todo está silencio, antes vendíamos unas 500 bolsas a la semana, ahora unas 150”, se quejó.

La desaceleración económica golpea a la construcción y su principal efecto es la reducción de la demanda del producto.

Cerca del negocio donde trabaja Quispe, Marco Cruz, un comerciante de insumos para la construcción contó que la situación es delicada. Hace un año, cada semana vendía entre cuatro y cinco camiones de cemento, pero ahora solo vende dos (cada vehículo transporta cerca de 1.120 bolsas), es decir, un 60% menos. “Hay poca construcción, y no se vende como antes”, reveló.


Raúl Gutiérrez, jefe de Mercadotecnia de Fancesa, atribuyó los bajos niveles de venta a la desaceleración económica que terminó afectando al sector de la construcción. A este factor, añadió la sobreoferta del insumo.

“Sin tomar en cuenta a Ecebol y la nueva línea de Fancesa, que tiene un 75% de avance, la oferta supera los 5,5 millones de toneladas”, afirmó el ejecutivo.

Desde Coboce, informaron que el precio del cemento sufrió una caída del 20% que afecta directamente al sector, y que efectivamente “se percibe una desaceleración en la construcción”.

“Sentimos una desaceleración en la economía y en el sector de la construcción, producto de la actual coyuntura sumado a una baja ejecución presupuestaria en las alcaldías del eje troncal que afecta la demanda de cemento para obras públicas”, indicaron desde esa industria.


A este factor, según Coboce, se debe sumar una oferta de bienes inmuebles que ha paralizado el mercado de la construcción de obras privadas. Más optimista es Alexander Capela, gerente general de Itacamba Cemento.

Dijo que en 2019 el mercado está creciendo después de dos años de caída, principalmente en Santa Cruz, que llegó a una retracción del 9% en 2017.

En la víspera, la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), informó de una caída de al menos el 50% en inversiones públicas, tanto a escala nacional como subnacional en obras de infraestructura, con un impacto directo en este sector. Los dirigentes, desde hace tres meses, solicitan una reunión con el Gobierno, pero no tienen una respuesta. Caboco afirma que el gran problema es que el 80% de las obras y megaobras las ejecutan las firmas extranjeras en desmedro de la economía del país.

Gobierno no ve crisis

A través de un comunicado el Ministerio de Economía, recordó que entre 2006 y 2018, el sector de la construcción creció un 8,14%, “principalmente debido a la estabilidad macroeconómica que ‘compuso’ el Gobierno”.
“Parece irrisorio que se pretenda desinformar a la población y malintencionadamente indicar que se agrava la crisis del sector constructor”, señala el documento. Es más, la cartera de Estado, emplazó a Caboco a que indique la fuente de la información, “fundamentalmente con respecto a la inversión pública”.

Más allá del cruce entre el Gobierno y Caboco, Quispe y Cruz, siguen esperando a que el sector repunte mientras las ventas siguen bajando en Alto San Pedro.

viernes, 14 de junio de 2019

Diputados aprueban ley para fomentar industria cementera



La Cámara de Diputados aprobó ayer el proyecto de Ley de Fomento a la Industria Cementera, que incentivará y promoverá la industrialización de los recursos naturales, priorizando el uso de cemento nacional para la construcción de carreteras, obras de infraestructura civil, productivas y otras.

Ese proyecto respalda de manera contundente y con proyección la producción que se generará en las cementeras que serán inauguradas en Oruro y Potosí.

La norma, que instruye el uso de cemento boliviano, es una herramienta que beneficiará a las empresas nacionales del rubro, tanto públicas como privadas.

Por otra parte, el uso de cementos portland y puzolánico, fabricados con clínker 100% de origen nacional, fue declarado de interés público y debe contar con certificado de producción nacional.

Esta iniciativa será implementada a nivel central, gobernaciones, municipios, gobiernos regionales e indígena originario campesinos, entidades públicas, territoriales y autónomas de todo el país.

La Cámara Baja informó también que las entidades públicas podrán sustituir el uso de pavimento flexible por pavimento rígido, previo a una evaluación técnica de proyectos, cuyo financiamiento fue gestionado con anterioridad a la fecha de la publicación de la futura ley.

Según diversos estudios, el cemento es menos contaminante que el asfalto y tiene mayor durabilidad.

miércoles, 12 de junio de 2019

Ecebol inicia en agosto venta de cemento con un precio puesto en planta de Bs 37



La estatal Empresa Pública Productiva de Cementos de Bolivia (Ecebol) de Oruro empezará a operar desde agosto próximo con un producto de alta calidad y costo competitivo. El precio de la bolsa de cemento de 50 kilos en planta será de Bs 37, por lo que ahora se trabaja en la logística y transporte a fin de fijar un precio, también competitivo, para el usuario final.

La gerenta del Servicio de Desarrollo de Empresas Públicas Productivas (Sedem), Patricia Ballivián, informó que el actual costo de la bolsa de cemento es el más caro de la región, por lo que el objetivo de la empresa estatal es generar competencia interna y fijar un “precio justo” para la población y empresas constructoras.

“Nosotros ya tenemos un precio puesto en planta, en realidad nuestro precio es de 37 bolivianos la bolsa de 50 kilos, puesta en planta. Obviamente ahí vienen a ser los cargos que del transporte, principalmente. Estamos generando dentro del Sedem una agencia de logística”, sostuvo en una entrevista con la estatal Patria Nueva.

En la ciudad de La Paz, la bolsa de cemento Viacha de 50 kilogramos se comercializa en Bs 55. Arriba de 50 bolsas, el costo baja hasta los Bs 54, indicó el vendedor de un puesto de distribución de Soboce en la zona de Achachicala, según publicó La Razón el 12 de junio.

En Santa Cruz, el precio varía entre los Bs 45 y los Bs 50. En la urbe cruceña las cementeras se han enfrascado en una guerra de precios. Ese mercado es disputado actualmente por Fancesa, Itacamba, Warnes y Coboce.

Ballivián informó que en agosto se empezará con la comercialización del cemento producido en la empresa estatal, que tuvo un costo de construcción de 306,8 millones de dólares. (12/06/2019)