jueves, 18 de diciembre de 2014

Fancesa dice que ahora enfrenta a transnacional

La Fábrica Nacional de Cemento S.A. (FANCESA) recibió con cierta preocupación el ingreso al mercado nacional del grupo peruano “Gloria”, porque ahora se competirá con “fuertes” empresarios extranjeros. Ante esa situación, la Universidad pidió buscar acuerdos para destrabar las inversiones en la cementera chuquisaqueña.
“Hablar de la presencia del grupo empresarial Gloria es hablar de una transnacional fuerte, porque ellos son dueños de cementos Yura en Perú. Por lo tanto, yo creo que hay que actuar en la fábrica pensando cómo se debe llevar adelante la industria, dejando de lado el aspecto político y pensando técnica, económica y financieramente para hacer crecer la empresa”, dijo el vicerrector de la Universidad, Wálter Arízaga.
Para el síndico de la Gobernación en FANCESA, Valerio Llanos, la competencia se “internacionalizó y ahora tiene mayor cuerpo para poder competir con FANCESA, eso es preocupante. Lo segundo es que a partir de esta configuración empresarial que tiene SOBOCE, lo que tenemos que hacer es plantearnos inversiones rápidas pero para bien del Departamento, del país, por supuesto generando fuentes de empleo en Chuquisaca”, remarcó en referencia a su posición de que toda la nueva línea de producción de la cementera local se instale en Sucre.
El proyecto de la nueva planta de FANCESA, que ya fue aprobado el año pasado por el Directorio, no pudo ejecutarse por divergencias en el tema de localización de la planta, pues la Alcaldía y la Universidad apoyan ubicar un 30% de la nueva línea de producción de cemento en Santa Cruz, mientras que la Gobernación exige implementar toda la fábrica en Sucre.
El tema podría volver a ser tratado este viernes en la junta de accionistas de FANCESA, para cuando la Universidad presentará a sus nuevos representantes, responsabilidad que recaerá en el Rector y Vicerrector según se anunció.
“El mismo viernes (en la junta de accionistas) vamos a pedir que se instale el directorio (para hablar de la nueva línea) porque el tema es muy importante. La fábrica de cemento no puede seguir perdiendo más tiempo, ya perdimos un año, imagínense ya hubiésemos estado en la fabricación de equipos para que de aquí a un año ya se esté llevando adelante el montaje”, afirmó Arízaga.

Junta en Fancesa

Tal como se anunció hace semanas, el Directorio de FANCESA convocó a junta de accionistas para este viernes 19 de diciembre. El punto a tratar será la presentación de los nuevos representantes de la Universidad.

Industriales ven con optimismo transferencia de Soboce

El presidente de la Cámara de Industria, Mario Yaffar, consideró ayer que la transferencia de la Sociedad Boliviana de Cemento (SOBOCE) a la empresa peruana multinacional Holding de Cemento S.A., evidencia que Bolivia es un destino de inversiones para empresarios del exterior.
El pasado martes, el ex principal accionista de SOBOCE, Samuel Doria Medina, transfirió sus acciones por $us 300 millones a la empresa peruana multinacional Holding de Cemento porque dijo que quiere dedicarse "por completo a servir al pueblo boliviano".
"Esta noticia para nosotros indica que Bolivia es un destino de inversiones porque muestra la posibilidad de utilidades para empresarios del exterior", indicó.
Agregó que en la administración de “gobiernos de derecha” ese tipo de noticias no eran frecuentes y que en la actualidad significan que las industrias bolivianas son atractivas e interesantes para inversionistas extranjeros.
"Entonces, esta decisión es saludable para Bolivia porque muestra que está ingresando a la globalización de las industrias y que el país se está internacionalizando", sostuvo.
Asimismo, dijo que "ojala" que está determinación sea una señal para los demás empresarios del exterior en querer invertir en el país.
En tanto, el dirigente fabril, Vitaliano Mamani afirmó que su sector no está de acuerdo con que una empresa boliviana se venda a una "transnacional" bajo el argumento de que las empresas extranjeras no respetaron en el pasado las leyes bolivianas. Sin embargo, afirmó que harán un seguimiento para que ver qué sucede con la situación de los trabajadores.

Con la venta de Soboce

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) celebró la venta de las acciones de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) a un consorcio peruano y asegura que esta acción "internacionaliza" a la industria boliviana, según dijo el presidente de esta entidad, Mario Yaffar.

"Es una verdadera sorpresa escuchar que Bolivia, como otros países, ingresa a la transacción de empresas. No era frecuente escuchar que se venda una empresa y esto significa que las industrias se están internacionalizando", afirmó Yaffar.

El representante lamentó el alejamiento de Doria Medina del sector empresarial a quien calificó de un "empresario importante" y un "referente". Pero también afirmó que esta venta muestra que Bolivia tiene posibilidades de generar utilidades y captar inversiones

No avizoran cambios en el mercado del cemento

Representantes de sectores relacionados con el rubro del cemento no creen que se produzcan cambios en el mercado nacional del cemento ahora que una transnacional peruana es accionista mayoritaria de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), la mayor del sector.

El martes, el empresario Samuel Doria Medina informó la venta de sus acciones en Soboce al Holding Cementero S.A., de Perú, que ya tenía 47 por ciento del paquete accionario. La empresa es parte el Grupo Gloria, dueño de cemento Yura.

El vicepresidente de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), Franklin Pérez, dijo que lo importante es que Soboce mantenga su producción y que “no se espera grandes cambios”.

“Las empresas de esta envergadura hacen planes quinquenales y el cambio de dueño no tiene por qué interferir en esa planificación”, añadió el presidente de los empresarios privados de Cochabamba, Jaime Ponce, quien pertenece al rubro de la construcción. Además, es una “buena señal” que podría atraer a los inversionistas extranjeros, dijo.

Coincidió con ambos el analista económico Alberto Bonadona, quien afirmó que “se va a mantener el panorama porque se trata de una empresa eficiente y existe un compromiso de estabilidad laboral”, en todo caso más bien considera que podría haber una expansión.

Rómulo Durán, representante de la Asociación de Ferreteros, tampoco cree que la empresa vaya a cambiar su relación con los distribuidores minoristas. Se estima que este sector maneja 60 por ciento de las ventas.

Otra perspectiva

Quien sí considera que podrían haber cambios es el hasta hace poco gerente de Coboce, Fernando Quiroga, quien dijo que hay incertidumbre y expectativa por conocer qué tipo de relación establecerán con las comunidades aledañas a los yacimientos de materia prima (piedra caliza), si habrá cambios en la política de precios o, incluso en la logística de transporte, pues al ser una transnacional podría “traer” su sistema de transporte, afectando al sector encargado de trasladar la producción.

Sin embargo, dijo que mientras ningún ejecutivo se pronuncie “no hay luces” sobre lo que podría pasar.

Desde Tarija, ABI reportó ayer que los pobladores del municipio de El Puente seguirán exigiendo recuperar la piedra caliza que utiliza Soboce, a pesar de la venta de acciones, según el representante Bartolomé López.

En Lima, el martes, la empresa emitió un comunicado, citado en elcomercio.pe, que señala que ese mismo día tomó control de la gestión de Soboce y ratificó el compromiso de estabilidad laboral.

Venta de acciones de Soboce no afectará pleito en Fancesa

El secretario general de la gobernación de Chuquisaca, Gerson Oblitas, sostuvo ayer que la venta de acciones de Soboce, que fue de propiedad de Samuel Doria Medina, no afectará los trámites de indemnización por daños económicos en Fancesa porque el representante legal de los empresarios peruanos asumirá.

Fancesa está conformada por esa Gobernación (33,34 por ciento), el municipio de Sucre (33,33 por ciento) y la Universidad San Francisco Xavier (33,33 por ciento). En 2010, el Gobierno revirtió el 33,34 por ciento de las acciones que tenía Soboce en Fancesa a favor de la Gobernación de Chuquisaca. En 18 meses, la Gobernación debía pagar una indemnización por la reversión, sin embargo, hasta la fecha no cumplió.

Advierten de que Soboce no se libera de lío con Fancesa

El secretario general de la Gobernación de Chuquisaca, Gerson Oblitas, sostuvo que la venta de acciones de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), de propiedad de Samuel Doria Medina, no afectará los trámites por el tema de la indemnización y los daños económicos a Fancesa.

“El nuevo representante legal de los empresarios peruanos asumirá y entraremos en el marco de lo que es la Constitución y las leyes del país sin mayor problema”, dijo el funcionario a radio Aclo de Erbol.

En 2010, el Gobierno revirtió el 33,34% de las acciones que tenía Soboce en Fancesa en favor de la Gobernación de Chuquisaca. En la capital se espera que Doria Medina también cancele una indemnización, más de Bs 256 millones por daños económicos cuando fue accionista.
El lunes, el político y empresario boliviano anunció la venta de sus acciones en Soboce a la empresa Holding Cementero del Perú S.A., por más de $us 300 millones.

Los principales funcionarios de la empresa peruana, con más del 97% de las acciones de Soboce, se encontraban ayer en reuniones de transición, recibiendo toda la información de la empresa que disponían los anteriores altos funcionarios.

El vicepresidente Álvaro García Linera manifestó que la venta de sus acciones era una decisión personal, pero no ocultó su sorpresa por haber acumulado $us 300 millones en solo 20 años. Le recordó que en la investigación sobre su posible participación en la capitalización de hace 20 años, se lo puede acusar de dañar económicamente al Estado.

Entre tanto, el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar, aplaudió la venta, que significa que las industrias se están globalizando. Los fabriles pedirán que el Ministerio de Trabajo controle la empresa

Soboce entregó 1.000 juguetes para niños de 14 instituciones

La Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) Sociedad Anónima y su marca de cemento Emisa, a través de sus representantes en Oruro, ayer hizo pública la entrega de 1.000 juguetes de diferentes características destinados a niños que son atendidos por 14 instituciones.

El acto se realizó en el Centro de Innovación Tecnológica (CITE) de la zona Norte, donde el analista administrativo de Soboce, Gustavo Jorge, en representación de sus principales autoridades hizo la entrega a los beneficiarios.

"Estamos entregando 1.000 juguetes, es una tradición y se entrega a organizaciones que trabajan con niños menores de ocho años, es para que puedan tener una mejor Navidad. Son juguetes que están hechos en la empresa Anatina Toys y son para menores, no se puede tener un mercado para gente mayor", sostuvo.

Destacó que se utilizó un presupuesto aproximado a los 10.000 bolivianos para adquirir dichos juguetes que van destinados a la Asociación Khuskan Jaku, Centro Amor de Dios, "Penny", Centro de Educación Especial "Ghislain Dubé", Centro Infantil Jesús de Nazareth "Wawas Wasi", Comité Cívico de Oruro, Comunidad "Obrajes" Rocabado Gruminbor SRL y la Federación de Trabajadores Fabriles de Oruro.

La lista continúa con la Federación Sindical de Trabajadores en Construcción Oruro, Parroquia San Pablo, Santuario Nuestra Señora del Socavón, Sindicato Departamental de Desocupados, Centro de Salud "Rafael Pabón", Centro Guía "Árbol de Ángel y el Hospital General San Juan de Dios.

Las palabras de agradecimiento fueron realizadas por los beneficiarios, en el caso de la Asociación Khuskan Jaku, fue Rubén Llanos quien expresó: "Agradecemos en esta ocasión por haber brindado y otorgado estos juguetes a las niñas y niños con diferentes discapacidades con los que trabajamos en la Asociación Khuskan Jaku".

Los destinatarios fueron seleccionados en relación a la solicitud que presentaron ante la empresa cementera, como se lo hizo en las anteriores siete campañas similares que se realizan año tras año.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Denunciaron que Samuel usó dinero de Soboce en su campaña electoral

Samuel Doria Medina, excandidato a la presidencia por Unidad Demócrata (UD), enfrentaba varias denuncias en sentido de utilizar arbitrariamente los recursos de la empresa sin autorización ni ser miembro del directorio como tampoco tener la representación de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), según el expediente del caso que llegó a la redacción de Cambio.
Aldo Cornejo, apoderado del Consorcio Cementero del Sur SA (CCS), empresa accionista minoritaria de Soboce con el 47,02 por ciento de acciones, presentó tales denuncias ante la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas (AEMP). Esta firma adquirió ese paquete accionario del Grupo Mexicano Chihuahua, transferencia que la Compañía de Inversiones Mercantiles (Cimsa), accionista mayoritario de Soboce con el 51 por ciento, se negó a reconocer. Ese grupo peruano ahora tiene el 98,4% accionario de la sociedad anónima.

Violación de derechos
Cuando se realizó la transferencia del paquete accionario minoritario, a fines de agosto de 2011, el directorio de la empresa cementera, presidido por Horst Grebe, exministro de Desarrollo Económico el año 2004, y por el gerente general Armando Gumucio, se negó a admitir a CCS su calidad de accionista, por lo que fue demandado en una acción de amparo constitucional, que la justicia paceña, primero (31 de diciembre de 2011), y luego el Tribunal Constitucional (en diciembre 2013) favorecieron el pedido de la inversión privada y por tanto se les reconoció su calidad de accionistas.
En la documentación mencionada, el fallo del Tribunal Constitucional señala que “la administración de Soboce violó derechos y garantías constitucionales” al impedir el registro de los nuevos accionistas de CCS y ordena la normalización de los órganos corporativos (juntas de accionistas, directorio y sindicatura).
Sin embargo, pese a existir una sentencia, el síndico por la minoría, José Romero, denunció ante la AEMP en octubre de 2013 que en Soboce se continuaba violando los derechos de los accionistas minoritarios y que la administración le impedía ejercitar su labor fiscalizadora.
Plazo de 60 días
Entonces, la AEMP, ante la denuncia en contra de Soboce por violación de normas y principios de buen gobierno corporativo, presentada por el síndico Romero, determinó dar un plazo de 60 días a Soboce, que feneció en septiembre de 2014, para que adopte lineamientos de respeto a los derechos de los accionistas minoritarios y genere una política de distribución de dividendos en la compañía de la que actualmente carece.
Samuel Doria Medina, representante de la familia y dueño del 35 por ciento en Cimsa, no se dio por vencido y acudió a un arbitraje internacional contra el Grupo Chihuahua, demandando la nulidad de la transferencia accionaria.
Por su parte, CCS acusó a Doria Medina de vulnerar sus derechos como inversionista, reclamando un trato igualitario a la inversión. Demandó a Cimsa, tanto en arbitrajes como en procesos judiciales y administrativos. Asimismo, el Grupo Chihuahua demandó la anulación de un fallo arbitral, que señalaba que supuestamente no se habrían cumplido requisitos en la transferencia.
“Acuerdo de accionistas”
El síndico por la minoría José Romero impugnó las juntas de accionistas en los años 2012 y 2013 también ante la justicia paceña porque el grupo Cimsa pretendía usar un supuesto “acuerdo o pacto de accionistas” para distribuir utilidades. Este documento nunca se dio a conocer oficialmente.
En las denuncias presentadas a la AEMP y en los sucesivos amparos constitucionales se hace mención al referido “acuerdo o pacto de accionistas”, por el que Soboce destina un importante monto de dinero cada año (varios millones de dólares) a los programas de responsabilidad social. CCS desconoce y rechaza aplicar cualquier pacto de esa naturaleza, mientras que Cimsa, la empresa de la familia Doria Medina, lo aplica de todas maneras.
Según el concepto más generalizado, manejado principalmente en países de Europa, la “responsabilidad social empresarial” es la integración voluntaria de las entidades productivas y de las empresas en general para atender las preocupaciones sociales, económicas y medioambientales del entorno donde se desarrollan sus actividades comerciales o productivas, para lo cual se destina parte de las utilidades no sujetas a impuestos. En Bolivia no existe legislación para empresas no financieras.
Gastos millonarios
Samuel Doria Medina ha declarado en la última edición de la revista Poder y Placer que ha gastado cerca de 20 millones de dólares en responsabilidad social empresarial, siendo los CITE (Centros de Innovación Tecnológica) el programa más publicitado y con el que realiza campaña electoral. Los accionistas minoritarios declaran que no autorizaron la realización de esos gastos y que sus dos directores por minoría se han opuesto a los enormes gastos publicitarios de Soboce.
Como consecuencia de lo anterior existe una orden del juez segundo de partido en lo civil, Víctor Hugo Vásquez, que prohíbe convocar a juntas de accionistas, al extremo de que en los últimos dos años la principal cementera del país no ha podido distribuir dividendos ni aprobar que la empresa estatal del cemento que se implementará en Oruro ingrese en funcionamiento.
También manifestó su preocupación por versiones de prensa que señalan que en Tarija se ha pedido la reversión a la Gobernación de la fábrica de cemento El Puente, empresa que fue privatizada y que ahora pertenece la familia Doria Medina.
Aplicación de estatutos
En atención a la demanda del Consorcio Cementero del Sur SA, la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia de La Paz, el 31 d diciembre, instruyó al presidente de Soboce que convoque a una reunión de directorio para que este órgano societario convoque a su vez a Junta General Ordinaria de Accionistas para los fines de que en esta junta se designe a los miembros del directorio y síndico por minoría y de esta manera garantizar un normal desarrollo del gobierno corporativo de la mencionada sociedad.

La Autoridad de Empresas otorgó 60 días de plazo a la cementera para que regularice su administración
Adolfo Salas, apoderado del Consocio Cementero del Sur, mediante nota del 25 de agosto de 2014 dirigida a la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas (AEMP), menciona que existe una medida precautoria dispuesta por el Juez Segundo de Partido en lo Civil (7/10/2013) que prohíbe a Soboce convocar, instalar o reinstalar la Junta General Ordinaria de Accionistas, cuyo orden del día trate la aprobación de la memoria, informe de gestión, balance general y estado financiero del año 2012. Se puntualiza en la nota firmada por Adolfo Salas que la administración de Soboce pretende introducir en los balances y estado de resultados lo estipulado en un “acuerdo de accionistas” de 2005, que no puede surtir efectos en quienes no lo han suscrito.
Conminatoria de AEMP
La Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas (AEMP), ante la denuncia en contra de Soboce por violación a normas y principios de buen gobierno corporativo, presentada por el síndico Romero, determinó mediante Resolución Administrativa 80/2014 del 30 de julio dar un plazo de 60 días a Soboce, que se cumplieron en septiembre, para que adopte lineamientos de gobierno corporativo respecto de los derechos de los accionistas minoritarios y genere una política de distribución de dividendos en la compañía, en observancia a los principios de transparencia que deben caracterizar a las empresas.
En los documentos que llegaron a este medio de comunicación, la AEMP aclara que si bien la adopción de lineamiento de gobierno corporativo es voluntaria ello no impide que la institución regule su aplicación y exija su implementación de manera obligatoria, con el objetivo de que las empresas desempeñen sus funciones bajo estándares mínimos de eficiencia, equidad, transparencia y probidad.
En atención a lo mencionado se evidencia que desde agosto de 2011, en más de tres años, se vulnera en Soboce el respeto a los derechos del accionista minoritario, que detenta una propiedad del 47 por ciento.
La AEMP entre sus conclusiones establece que “respecto a la falta de una política de distribución de dividendos se pudo constatar que ése es uno de los principales factores de conflicto en el interior de la empresa Soboce SA, en razón de que la política adoptada por la sociedad se encontraría establecida en un “acuerdo de accionistas”, que no era de conocimiento del accionista minoritario, quien, en consecuencia, no conocía la política de distribución de dividendos. Por lo que es necesaria la implementación de la medida Nº 1 de los lineamientos del gobierno corporativo que constituye una garantía al socio minoritario”.
El plazo que la AEMP dio a Soboce feneció en septiembre. A partir de octubre los derechos de los accionistas minoritarios, al parecer, fueron reconocidos.

Soboce pasa a manos de multinacional peruana

El empresario y líder político de Unidad Demócrata, Samuel Doria Medina, realizó la venta del total de sus acciones en la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), considerada la más grande del país en su sector, a la multinacional Holding Cementero del Perú S.A. por la suma total de 300 millones de dólares.
“He vendido, junto a mi familia, tengo seis hermanas, todos hemos sido accionistas de Soboce, hemos vendido el 51 por ciento de la empresa, la empresa Holding Cementero tenía una participación minoritaria, ahora tiene la mayoría de las acciones, se ha realizado la transacción en la Bolsa Boliviana de Valores (BBV)”, sostuvo Doria Medina.
En 2011, el Consorcio Cementero del Sur S.A. (Perú) -del grupo empresarial Gloria-, del cual Holding Cementero S.A. es la accionista mayoritaria, adquirió el 47 por ciento de las acciones de Soboce que estaban en manos del Grupo Cementos Chihuahua (GCC Latinoamericano S.A.), pero la cementera boliviana, representada por el presidente, Horst Grebe (ex ministro de Desarrollo Económico el año 2004) y el gerente general, Armando Gumucio, le negó el reconocimiento de su calidad de accionista, según documentos que llegaron a la redacción de Cambio.
Un amparo constitucional interpuesto por el Consorcio Cementero del Sur ante la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia de La Paz, resolvió mediante Resolución Nº 137/2011 del 31 de diciembre del 2011 ordenar el registro de las acciones a nombre de los nuevos socios los primeros días de enero de 2013, así como la designación de directores y síndico por la minoría en una Junta General de Accionistas, derecho que fue vulnerado en la empresa hasta septiembre del 2012, más de un año después de la compra accionaria.
SITUACIÓN ACCIONARIA
Con la venta de las acciones de Doria Medina, la Compañía de Inversiones Mercantiles S.A. (Cimsa), en el cual el líder político de UD era accionista mayoritario, transfirió el 51,3 por ciento de sus acciones a Holding Cementero del Perú S.A. que ostentaba el 74 por ciento. Este último, ahora es dueña del 98,3 por ciento de Soboce y el restante 1,7 por ciento corresponde a otros accionistas minoritarios.
Doria Medina indicó que cuando se hizo cargo de la cementera más grande del país este apenas tenía un valor de alrededor de un millón de dólares y que ahora se valora en 600 millones de dólares, lo que atribuyó al trabajo de los profesionales bolivianos.
Remarcó que la transferencia de acciones a la firma peruana no implica que Soboce cambie las marcas de sus productos.
Agregó que en el contrato firmado con la nueva propietaria de Soboce se solicitó que no se proceda al cierre de ninguna planta, lo que garantiza la estabilidad de los cerca a 10 mil trabajadores.
Según Doria Medina, la multinacional Holding Cementera S.A. tiene proyectos de expansión, tomando en cuenta que cuentan con fábricas de cemento en el propio Perú y en Ecuador.
El empresario sostuvo que se retira de la cementera Soboce para de hoy en adelante a trabajar por la población boliviana y continuar impulsando los centros de innovación tecnológica.
CONFLICTOS INTERNOS
La transferencia de las acciones ocurre luego de que en los últimos años y meses se conoció de conflictos al interior del directorio de accionistas de Soboce.
El Consorcio Cementero del Sur, grupo del que forma parte Holding Cementero S.A., denunció a los accionistas mayoritarios de Soboce en varias oportunidades ante la justicia ordinaria y la Autoridad de fiscalización y Control Social de Empresas (AEMP) por la comisión de irregularidades y abusos que vulneran el Código de Comercio boliviano y sus propios estatutos.
Una demanda presentada en octubre de 2013 ante el Tribunal Departamental de Justicia de La Paz reveló que Soboce atravesaba por un conflicto interno entre accionistas por supuestas irregularidades en la administración de la empresa e incumplimiento de sus normas estatutarias.
La demanda, referida a una impugnación de nulidad, fue presentada, en aquel momento, ante el juez segundo de Partido en lo Civil y Comercial, Víctor Vásquez, por José Miguel Romero, en calidad de síndico (delegado) por la minoría accionaria de Soboce (Cementera del Sur) en contra del presidente del Directorio, Horst Hermann Edward Grebe López, y el gerente general de la firma, Armando Arturo Gumucio Karstulovic.
Este proceso judicial interpuesto por la representación de la minoría accionaria tuvo como finalidad dejar sin efecto legal una irregular convocatoria a la Junta General Ordinaria de Accionistas del 27 de agosto de 2013 y la Junta General Ordinaria de Accionistas del 11 de septiembre de ese año.
“Durante todos los meses posteriores a mi designación/ratificación hice notar al Directorio de la sociedad que se estaban incumpliendo los estatutos sociales en diversos temas. Uno de ellos referido a la aprobación del presupuesto de la sociedad, el cual durante toda la gestión 2012-2013 no ha sido aprobado, mostrando una grave irregularidad administrativa al interior de la administración de Soboce”, señala una parte de la demanda presentada por Romero.
De acuerdo con la demanda, los directores de la mayoría accionaria incurrieron en varias arbitrariedades, como la convocatoria a reuniones en cuyo orden figuraba la consideración de los Estados Financieros 2012-2013 sin tener aprobado el presupuesto de la empresa cementera o incorporar la aprobación del Balance General de la firma sin antes hacer conocer éste a todo el Directorio.



Doria Medina vendió sus acciones a Holding Cementero, parte del consorcio que denunció irregulariades
La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, en su cuenta de twitter, señaló que el empresario y político Samuel “Doria Medina vendió sus acciones a Holding Cementero, parte del Consorcio Cementero del Sur que acusó a Soboce, en 2014, de irregularidades”.
La autoridad del Gobierno agregó que la venta de acciones en la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) es una muestra que “mientras (el Presidente) Evo (Morales) lucha por la nacionalización, Doria Medina favorece la globalización”.
El Consorcio Cementero del Sur S.A. adquirió el 18 de agosto de 2011 el 47 por ciento de las acciones de Soboce de manos del Grupo Cementero Chihuahua (GCC), pero los ejecutivos de la cementera boliviana se negaron a reconocer a la firma peruana como socia accionista y desde ese momento hasta hace pocos meses de este año se sucitaron una serie de denuncias sobre irregularidades al interior de Soboce.
El ex senador del Movimiento al Socialismo (MAS), Adolfo Mendoza, que impulsó la investigación sobre el proceso de capitalización y privatización de las empresas estatales, Adolfo Mendoza, manifestó que el proceso investigativo continuará contra Samuel Doria Medina referido a sus acciones como ex Ministro de Planificación.
“(Doria Medina) tiene derecho de hacer lo que le plazca con su patrimonio, lo que no tuvo derecho es haber saqueado el país y generado una ola de privatización que le causó daño económico al Estado y que le afectó no solamente a los ingresos de nuestro país, sino a nuestras empresas públicas y, por tanto, a la propia población boliviana”, remarcó Mendoza.
Añadió que la reciente acción empresarial referida a la venta y transferencia de acciones de Soboce no tienen nada que ver con los procesos legales que se siguen contra Doria Medina respecto a la Fábrica de Cemento El Puente y Fancesa.
“Todo eso continúa en el informe de la Comisión, de Privatización y Capitalización, pero no nos olvidemos, solo para recordar, Doria Medina fue socio de Bektel y con ellos armaron Aguas del Tunari en el proceso de privatización del agua en Cochabamba”, señaló el ex-senador del MAS.