martes, 3 de marzo de 2015

Grupo Gloria cierra la segunda empresa de lácteos en Uruguay

El consorcio peruano Gloria, de propiedad de Jorge y Vito Rodríguez, decidió sacar de su tablero de inversiones a uno de sus importantes jugadores en la región, con pasivos que superan los $us 35 millones.
Se trata de la empresa de lácteos Ecolat Uruguay S.A., considerada la segunda más grande en producción del país charrúa, que en 2012 fue adquirida en su totalidad por el consorcio peruano por un monto que superaba los $us 30 millones, según datos del diario El País.

Ecolat operaba en el municipio de Nueva Helvecia, al sur del departamento de Colonia. Empleaba a más de 400 personas y en los últimos meses captó 55.000 litros de leche al día, cuando en 2012, al inicio de operaciones, eran 595.000 litros.

Los problemas de Ecolat comenzaron, según diarios, cuando el precio de la leche en polvo, uno de los productos de la empresa, cayó de $us 4.990 la tonelada, en agosto de 2013, a $us 2.800, en diciembre de 2014.

Y para enfrentar estas contingencias, la directiva de Ecolat propuso reducir su línea de productos (eran representantes de Parmalat), concentrarse en procesar leche, mantequilla, yogurt y reducir su planilla, lo que generó una protesta que incluso llegó a instancias del Gobierno.
Luego de tres años de operarla, el Grupo Gloria decidió cerrar sus puertas y concentrarse en las más de 20 firmas de alimentos e industria que tiene en cinco países de Latinoamérica, en los que se incluye Bolivia con PIL Andina, Soboce y Flexicruz.

Líos con los trabajadores
En un comunicado enviado desde Perú a Dinero, los responsables de comunicación del holding peruano expresaron que el cierre de sus operaciones en Uruguay se dio porque se produjeron graves irregularidades y agresiones de todo tipo que impedían el normal funcionamiento de la empresa.

Según diarios uruguayos, un grupo de trabajadores, luego de ser despedidos, volvieron a sus actividades en planta, sin el respaldo de la gerencia.

Desde el grupo explicaron que “ante la desproporcionada reacción del sindicato a las decisiones de la empresa y sus gerentes, se quebró el principio de autoridad y la relación de confianza” y “no quedó otra alternativa que proceder a cerrar la operación de la empresa”.

Sobre sus operaciones en Bolivia, desde el grupo expresaron que ‘están muy contentos y continuarán incrementándola en la medida que se presenten oportunidades’. Aseveraron que prevén consolidar sus inversiones en PIL -$us 100 millones- y en Soboce

No hay comentarios:

Publicar un comentario