jueves, 15 de junio de 2017

FANCESA Gobernador y Rector se declaran jefes de venta


JEFE DE VENTAS

Esteban Urquizu

GOBERNADOR

"A partir de este momento, como Gobernador, me declaro jefe de ventas de nuestra fábrica de cemento en toda Bolivia".

El gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu, y el rector de San Francisco Xavier, Eduardo Rivero, se declararon jefes de venta de la Fábrica Nacional de Cemento S.A. (FANCESA) y fijaron su primera acción conjunta para la próxima semana en Santa Cruz, donde la competencia se robusteció y empezó a quitarle mercado.

Urquizu mostró ayer una actitud diferente con Rivero, a quien una semana atrás cuestionó por ejercer dos funciones simultáneamente en la Universidad y en FANCESA donde es presidente del directorio. En la conferencia incluso lo aplaudió cuando dijo que se elevará la calidad del cemento.

No hubo mención alguna sobre esa situación, sin embargo. Tanto Urquizu como Rivero ocuparon gran parte de su intervención para culpar a la oposición política por los males que atañen a la factoría.

“Hay gente política que quiere dañar la imagen de la empresa siendo chuquisaqueña y eso preocupa realmente”, dijo el Rector al reiterar que la empresa no está en crisis como alguna gente quiere hacer ver.

Mencionó que tras el descuido del destituido jefe de ventas en Santa Cruz, Eduardo Kunstek, tuvo que viabilizar dos entregas grandes para ese mercado, una de 100 mil bolsas y otra de 50.000, para lo que negoció una rebaja por bolsa de Bs 54, que es el precio actual, a 52 y hasta 50 bolivianos.

“En Sucre se instruyó que se baje a 52 ó 50 bolivianos para que se venda 100 mil bolsas. ¿Yo soy jefe de ventas? No. Pero a partir de hoy vamos a convertirnos en jefes de ventas. Y hemos vendido 50.000 bolsas más aparte”, indicó.

EL GOBERNADOR

En sintonía con Rivero, Urquizu se declaró jefe de ventas y anunció que a partir de ahora hará el “lobby” necesario con empresarios, alcaldes y gobernadores del país.

“A partir del momento como Gobernador me declaro jefe de ventas de nuestra fábrica de cemento en toda Bolivia. Donde estemos hermano presidente, hermanos directores y hermanos senadores, vamos a vender nuestra fábrica”, dijo.

Señaló que este trabajo comenzará la próxima semana en un viaje que hará con Rivero a Santa Cruz, donde además se evaluará al personal de la Oficina Regional del Oriente (ORO) de FANCESA.

“Nos estamos programando con nuestro Presidente (Rivero), el Gobernador va a dar su tiempo por nuestra fábrica, hermano presidente, como Gobernador voy a dar mi tiempo de cada semana, unos dos días voy a dar mi tiempo exclusivo para estar con los gerentes, viajar con los gerentes y vender en los departamentos donde el empresario, el alcalde o el gobernador quiera comprar”, añadió.

Aunque no con la misma vehemencia, Urquizu reiteró que insistirá con la reestructuración administrativa en la factoría, pero respetando al personal eficiente aunque este sea de la “derecha” política.

Propuso al Directorio de la empresa aplicar el precio puesto en planta de 36,50 por bolsa para cualquier cliente. “De una vez analice que a partir de hoy, mañana o pasado se haga la venta oficial en la puerta de la fábrica a cualquier ciudadano que quiera comprar”, exigió el Gobernador.

En el ámbito político, Urquizu rebatió las críticas del ex síndico de la empresa Luis Ayllón, a quien vinculó con el partido Demócratas de Rubén Costas y afirmó que quiere cobrar visibilidad mediática a costa de FANCESA.

“La derecha quiere llevar a la fábrica a terapia intensiva, quiere llevarla al cementerio”, dijo respecto a las afirmaciones de Ayllón en sentido de que la cementera pasó de terapia intensiva a estar en puertas de la morgue.

En respuesta, Ayllón cuestionó que el Gobernador ahora quiera dedicarse a vender cemento, descuidando sus funciones como autoridad departamental, y afirmó que insistirá en exigir la renovación total del directorio y la institucionalización de gerencias, caso contrario, advirtió, activará procesos de responsabilidad contra estas autoridades.

EL TRANSPORTE

El cruce de declaraciones también siguió en el sector del transporte. Tras ser desconocido por la dirigencia, el senador Omar Aguilar afirmó que seguirá con su propuesta de comercialización y que como todos tiene derecho a prestar servicios a la empresa.

Admitió que tiene dos camiones que trabajan con la fábrica llevando cemento al interior y que eso no es un delito. Saludó la decisión de las autoridades y dio por hecho que la empresa aceptará su planteamiento.

“Saludo que la Gobernación y la Universidad hayan tomado la posición que nosotros podamos vender, en el transcurso de la semana crearemos nuestra personería jurídica para el tema de facturación, como agencia de cemento vamos a trabajar y una vez más convoco a los transportistas de base, coadyuvemos en la comercialización”, sostuvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario